Presumió ser influyente y se les puso bravo a los municipales

A Misael Ceseña Bañaga no le gustó que agentes municipales cabeños le llamaran la atención por tirar basura en vía pública desde su auto en movimiento, tratando de invertir los papeles al asegurarles a los oficiales que no era una falta lanzar desechos de la calles “que las cosas no eran así” y que él “ya se las sabía de todas todas” pues era socio de las “peceras azules”.

La alegata entre los preventivos y Misael tuvo lugar pasada la una de la tarde del sábado en las calles de Vía Láctea y Sol, en la austral colonia Lomas del Sol Tercera Etapa, donde el conductor fue conminado a detener la marcha del vehículo y descender de la unidad, para que los oficiales pudieran explicarle en qué falta al Bando de Policía y Buen Gobierno había incurrido.

Misael bajó de su Ford Ranger dejando abierta su portezuela, procediendo uno de los uniformados a cerrarla, lo que desencadenó el enojo del sanluqueño conductor de 37 años de edad quien recriminó al polimunicipal por osar poner una mano encima de su automotor. “Qué onda loco, porqué maltratas mi carro, yo lo cuido y no me gusta que ningún guey me maltrate mi carro”, espetó Ceseña Bañaga.

El conminarlo a mostrar más respeto hacia la investidura de los hombres de la ley sólo acrecentó la ira de Misael Ceseña, quien no dejó más opción a los oficiales que controlarlo y colocarle las esposas.

Y en esas estaban cuando de repente hace su aparición una pesera del gremio al que Misael pertenece, y de la cual descienden varios sujetos a quienes el detenido hace entrega de botanas, tortillas, chicharrones, carne para asar, salsas, su billetera y un portafolio con dinero, pues “en los policías no confiaba” ya que en otras ocasiones “le habían robado su dinero”.

En pleno acto de entrega-recepción, se estaciona otro vehículo con simpatizantes de Misael, quienes “de forma altanera” preguntaban porqué estaba esposado su camarada, advirtiendo los oficiales con el tono de los sujetos, que la situación ya se tornaba riesgosa.

Ante ello, proceden a solicitar apoyo de otra unidad municipal  y una grúa.

Misael fue trasladado entonces, a la barandilla de la corporación e ingresado a una celda de la cárcel pública con boleta de correccional 17459.

¡Comparte!
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Inline Feedbacks
View all comments