Resultó Arnoldo todo un profesional de la mentira