Lo noquearon de una pedrada cuando asaltaba una lavandería
Javier Mendoza Castaño.
Javier Mendoza Castaño.

En lugar de obedecer al ladrón que a punta de cuchillo le ordenó que cooperara o si no “se la chingaba”, la dueña de la lavandería La Económica ubicada en la cabeña colonia El Caribe, comenzó a gritar histéricamente con toda la fuerza que sus pulmones le permitían, haciendo con ésto, que el jarocho Javier Mendoza Castaño entrara en pánico y abandonara con las manos vacías la escena del crimen.

Sin embargo, los gritos de la valerosa señora Rosa Amalia Villaseñor, atrajeron a los vecinos quienes, molestos por la violenta intromisión en la lavandería ubicada en Isla Trinidad manzana D-10, lote 13 decidieron no dejar ir al presunto delincuente, quien ya llevaba varios metros de ventaja en la carrera por su libertad.

Mendoza Castaño, veracruzano desempleado de 33 años, pensó en esos momentos que ya la había librado, y que su intento de felonía sería uno más de los que quedan cubiertos por el manto de la impunidad, cuando de repente las piernas se le doblaron, perdió todo control corporal y tras sentir un cálido líquido recorriéndole el cuello, se desplomó en el suelo.

Hasta minutos después, Mendoza Castaño supo que había sido el blanco de un certero pedradón disparado por uno de los molestos vecinos quien decidido a no dejar escapar al ladrón, lanzó el pétreo proyectil con un tino y poder que envidiaría cualquier lanzador de grandes ligas.

El vapuleado asaltante fue atendido por elementos de la Cruz Roja y posteriormente ingresado la tarde del domingo a la cárcel pública local en la presencia del juez calificador en turno bajo boleta correccional No 17915.

Subscribe
Notify of
guest
14 Comments
Inline Feedbacks
View all comments