Lo confirma examen de ADN: corresponden a Claudio Villanueva los restos encontrados

Pamela Padilla Soto

La primera quincena del mes de junio y tras cinco meses de espera por los resultados del ADN, Erika Martínez Iraola, recibió la confirmación de que los restos calcinados encontrados la noche del 27 de enero, efectivamente correspondían a su esposo Claudio Villanueva García, mismos que les fueron entregados y finalmente sepultados.
La primera quincena del mes de junio y tras cinco meses de espera por los resultados del ADN, Erika Martínez Iraola, recibió la confirmación de que los restos calcinados encontrados la noche del 27 de enero, efectivamente correspondían a su esposo Claudio Villanueva García, mismos que les fueron entregados y finalmente sepultados.

 La primera quincena del mes de junio y tras cinco meses de espera por los resultados del ADN, Erika Martínez Iraola, recibió la confirmación de que los restos calcinados encontrados la noche del 27 de enero, efectivamente correspondían a su esposo Claudio Villanueva García, mismos que les fueron entregados y finalmente sepultados.

 Con voz entrecortada, aseguró aún no comprender qué fue lo que pasó para que se cometiera este homicidio en contra de su esposo, tampoco tiene idea de quién pueda ser el responsable, pues insistió, “mi esposo era un hombre muy tranquilo, que iba de su casa al trabajo y del trabajo a pasar tiempo con su familia”.

 La señora Martínez confiesa que junto a sus dos hijos de 5 y 14 años, así como con los familiares de Claudio, enfrentan el doloroso proceso del duelo y aunque sus corazonadas fueron confirmadas, aún les cuesta trabajo pensar que por las noches el padre de sus hijos ya no llegará a dormir.

 Lo más importante, comentó Erika a Peninsular Digital, es que las autoridades ministeriales sigan investigando hasta encontrar al asesino, pues el expediente CSL/007/HOM/2012, aún continúa en proceso, según le dijeron al entregarle los restos.

 “Me pidieron una disculpa por la tardanza en resolver si los restos que mantenían se trataban de mi esposo, pero me dijeron que estaba fuera del alcance de sus manos el apurar el proceso, ya que la investigación de ADN se realizó en Tijuana”, sostuvo Martínez Iraola.

 Puntualizó que el apoyo que recibió de parte de la Coordinación Municipal de Derechos Humanos, en conjunto con las notas periodísticas que se publicaron en varios medios de comunicación locales, fue lo que presionó a las autoridades a darle solución a si eran o no los restos de Claudio, pero reiteró que espera que por este motivo las investigaciones no se detengan ahí.

 La señora Martínez no perdió la oportunidad de por este medio, agradecer el trabajo de Ricardo Yair Pintor Angulo, encargado de la Dirección de Servicios Periciales en la entidad y aseveró, se mantendrá al pendiente del proceso de investigación del caso.

 Para finalizar dijo que buscará asistencia psicológica para ella y sus hijos, a través de algún instituto gubernamental, pues no cuenta con la solvencia económica para pagar terapias particulares.

Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments