Encontró la muerte mientras bebía en Viejo Oeste

Un parroquiano literalmente se tomó su último trago en el bar Viejo Oeste para, al filo de la una y media de la madrugada de este miércoles desplomarse sin vida.

Lo que para muchos de los presentes fue tomado como un desmayo producto del exceso en el consumo de bebidas embriagantes, para el mesero del lugar no, pues tan pronto vio caer al parroquiano, salió como alma que lleva el diablo a buscar ayuda.

Oficiales preventivos que hacían su ronda por el primer cuadro de la capital, donde se ubica la conocida cantina, respondieron al llamado de auxilio del mesero, y a su vez solicitaron la presencia de una unidad paramédica.

A pesar de la rápida respuesta, la llegada de los paramédicos fue innecesaria: el parroquiano, de quien nadie pudo aportar datos para conocer su identidad, había muerto de manera fulminante.

Los agentes ministeriales relevaron a los municipales al hacerse cargo de la investigación que deberá despejar, primeramente la incógnita de la identidad del occiso.

Subscribe
Notify of
guest
12 Comments
Inline Feedbacks
View all comments