En plena calle, arrastró a su esposa de los cabellos

Tomando de los cabellos a su media naranja y obligándola, a rastras, a regresar al vehículo, fue como el guerrerense comerciante Dionicio Cisneros Albarrán pretendió poner punto final a una discusión conyugal que tuvo como escenario las calles de la austral colonia Arcos del Sol.

El comerciante de 29 años de edad, decidido a imponer su voluntad, aplicó el paleolítico y cavernario tratamiento a su indefensa mujer de nombre Virginia Velázquez Serafín, quien fue obligada, de rodillas a subir nuevamente al pick up y regresar al Hotel Oasis, domicilio de paso de la pareja.

Sin embargo, Dionicio no contó con el oportuno arribo de una patrulla de polimunicipales cabeños, quienes rescataron a la tijuanense dama de las garras del irascible guerrerense.

Virginia, con la voz entrecortada por el llanto, mostró a los agentes los raspones y magulladuras en las rodillas, producto del arrastre, al que por varios metros, la había sometido su cónyuge.

Además, aseguró a los oficiales que no era la primera vez que recibía maltrato físico y verbal por parte de su marido, quien, alcoholizado, sólo atinaba a escuchar la letanía de quejas de su pareja.

Por ello, Dionisio Cisneros fue asegurado y trasladado hasta la barandilla de la corporación policiaca, donde fue ingresado a la cárcel pública local, bajo boleta correccional número 17090.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.