Capturan a presuntos cómplices del “Ponchis”. Tienen 15 y 18 años de edad
Los dos adolescentes aparecen en los videos que subieron a la red de internet para divulgar detalles sobre la ejecución de sus adversarios, la propiedad de autos, casas y objetos de lucro.
Los dos adolescentes aparecen en los videos que subieron a la red de internet para divulgar detalles sobre la ejecución de sus adversarios, la propiedad de autos, casas y objetos de lucro.

Soldados de la 24 zona militar detuvieron a un adolescente de 15 años de edad y a otro joven de 18, como supuestos integrantes de una célula del Cártel del Pacífico Sur (CPS), al mando de Julio de Jesús Radilla Hernández, El Negro, considerado por Inteligencia Militar como el sucesor del cártel de los Beltrán Leyva en Morelos.

Érick “N”, de 15 años, dijo que ganaba dos mil pesos a la semana por sus servicios como halcón, para alertar a Radilla de los operativos de las fuerzas castrenses y policías municipales, estatales y federales.

Este es el segundo menor detenido como integrante de una célula del CPS, luego de Édgar “N”, El Ponchis, quien es procesado por los delitos de homicidio calificado y asociación delictuosa. Se encuentra en el Centro de Ejecución de Medidas para Adolescentes.

Los dos adolescentes aparecen en los videos que subieron a la red de internet para divulgar detalles sobre la ejecución de sus adversarios, la propiedad de autos, casas y objetos de lucro.

Esos videos permitieron al grupo de Inteligencia de la 24 zona militar realizar la búsqueda y persecución de los integrantes de esa red de los Beltrán Leyva en Morelos.

Célula “Los Zafiros”

Giovanni Molina Ortiz, de 18 años, reconoció su participación en la célula Los Zafiros, que también mantiene bajo control Radilla Hernández y su trabajo era vigilar el paso de los “guachos” (militares). “Me ponía en un punto y cuidaba, me pagaban mil pesos a la semana. Tengo 18 años y estudié hasta el primer semestre de preparatoria. Me salí por falta de recursos”.

Declaró que hace un mes abandonó la organización porque varios de sus integrantes fueron detenidos por las fuerzas públicas. Como parte de ese grupo conoció a Édgar “N”, a quien sólo saludaba. “Al Ponchis lo veía de vez en cuando, trabajaba de sicario, nada más le decía hola y adiós”.

Molina Ortiz narró que su ingreso a las filas del crimen organizado se dio por las constantes visitas de Radilla Hernández a su colonia San Francisco Texcalpan, Jiutepec. “Un día se me ocurrió que me diera chamba por dinero”, dijo.

Los soldados entregaron a los jóvenes al Ministerio Público Federal, pero antes permitieron que los medios los entrevistaran. Los colocaron en la misma pared donde se presentó a Édgar “N” ante los medios de comunicación la madrugada del pasado 3 de diciembre.

En ese lugar, Érick “N” dijo tener estudios hasta el quinto año de primaria y argumentó que desde hace dos o tres semanas trabajaba de manera forzada para la organización, porque Radilla Hernández lo tenía amenazado a él y su mamá.

“Una vez mi hermana estaba tomada (alcoholizada) y chocó en (la estación de) bomberos y pasó El Negro y la levantó. Llegó mi mamá y dijo: ‘Acababan de levantar a tu hermana’”.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments