Despreocupadamente, paseaba su tigre de bengala en vía pública

Este lunes la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) acudió a un llamado de alerta de la ciudadanía que advertía la presencia de un Tigre de Bengala en las calles, reveló la delegada estatal de la dependencia, Laura Pimentel González, quien advirtió que, aunque cachorro, el tigre es peligroso.

«Nos avisó un ciudadano por teléfono que estaba una persona paseando a un Tigre de Bengala, con cadena, en la calle […] Coordinadamente con Protección Civil municipal […], nos tomamos la libertad de llegar al domicilio y exhortarlo [al propietario] a que no lo hiciera [pasear al felino en vía pública]».

Acerca de la identidad del propietario, Pimentel González únicamente reveló que se trata de «la misma persona que cuenta con las autorizaciones por parte de la Dirección General de Vida Silvestre».

Actualmente el tigre cuenta con cerca de siete meses, pero cuando cumpla un año será «incontrolable», opinó la delegada, precisando que, si bien, «todavía es de un tamaño que se puede manejar, que se puede controlar», «el animal sigue creciendo y es un peligro».

«Se constató que está en buenas condiciones de salud, está bien alimentado, se ve sano el animal», sin embargo, no es lo que más «preocupa» a la PROFEPA, dijo Pimentel González, sino la «seguridad de los vecinos».

Asimismo, adelantó que se realizará otra inspección «en breve», con el fin de persuadir a los propietarios para «reubicar» al Tigre de Bengala. El dueño es consciente de la situación de su exótica mascota, manifestó finalmente la funcionaria, y está en la busca de colocarlo en un sitio adecuado, excluyendo el Zoológico de Santiago, pues la Procuraduría ambiental no lo permitiría.

«Si va a estar en cautiverio, que se le dé un buen sitio, que reciba un trato digno».

Responder

Tu e-mail no seá publicado.