De certero botellazo, rompió el parabrisas de una patrulla
Felipe y Sebastián Pelayo.
Felipe y Sebastián Pelayo.

Mientras despreocupadamente circulaban en su Explorer  la tarde del lunes por las calles de la paceña colonia Navarro Rubio, los hermanos Felipe y Sebastián Pelayo Camparán, comenzaron a desechar los vítreos y vacios contenedores de cerveza, arrojándolos por la ventanilla.

Esta acción fue observada por elementos Preventivos Estatales quienes les marcaron el alto a la consanguínea pareja para una revisión preventiva, petición que los Pelayo Camparán se pasaron por el arco del triunfo imprimiendo mayor velocidad a su camioneta con el evidente objetivo de evadir la acción policiaca.

Así dio inicio una persecución que culminó con la intercepción de la Explorer a la altura de callejón Mijares entre México y Melitón Albañez.

Pero, lejos de poner punto final al episodio, Felipe y Sebastián descendieron temerariamente de su vehículo para arrojar una botella, con tan buen tino, que estrelló el parabrisas de la unidad oficial.

Para complicar aún más su situación jurídica, los hermanos se abalanzaron sobre los uniformados, mandando por delante una letanía de obscenidades y recordatorios maternales, que precedieron a los golpes y patadas.

Gracias a su entrenamiento en artes marciales, los oficiales repelieron la agresión y en cuestión de minutos sometieron a los rijosos hermanos, a quienes se les levantarán cargos por su presunta responsabilidad en el delito de ultrajes y violencia contra funcionarios e instituciones públicas.

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments