Quitar el estigma del graffiti como un delito y situarlo como un arte, el objetivo de Zénok
Eduardo Leyva Zénok indicó que la mala imagen del graffiti se debe a que el tag (las placas) prolifera en La Paz, estancados en los ochentas. “No hacen algo más elaborado, no hacen algo más creativo, una propuesta, un soporte que tenga el graffiti.
Eduardo Leyva Zénok indicó que la mala imagen del graffiti se debe a que el tag (las placas) prolifera en La Paz, estancados en los ochentas. “No hacen algo más elaborado, no hacen algo más creativo, una propuesta, un soporte que tenga el graffiti.

Quitar el estigma del graffiti como un delito y situarlo como lo que es, un arte, aunque lo subversivo lo lleve inscrito. Ese es el objetivo de Juan Manuel Velázquez y Eduardo Leyva Zénok, quienes patrocinados por una importante marca de pinturas, a través de un proyecto denominado Sombras de color, buscan espacios públicos para darles el movimiento que sólo el arte contiene. Sitios como mercados, hospitales, terrenos baldíos, escuelas, deportivos y demás.

El Instituto Sudcaliforniano de la Juventud (ISJ) les ha otorgado el primer espacio, detrás de sus instalaciones, donde llevan a cabo el mural titulado Tláloc. Juan Manuel Velázquez explica que la idea es incorporar más personas al proyecto, sobre todo de escuelas, para hacer murales en las mismas instituciones, y con el tiempo dar capacitación para pintar con spray. “En lugar de que los metan a la cárcel, que les den un lugar para pintar, sería más bonito (…) crear un puente entre varias generaciones (…) crear una nueva conciencia a través de la pintura”.  

Eduardo Leyva Zénok indicó que la mala imagen del graffiti se debe a que el tag (las placas) prolifera en La Paz, estancados en los ochentas. “No hacen algo más elaborado, no hacen algo más creativo, una propuesta, un soporte que tenga el graffiti (…) si los de aquí de La Paz hicieran algo más creativo, como en la Ciudad de México, que hacen concursos, hacen propuestas con difusión para transmitir algo a la sociedad, lo que está pasando en la sociedad, pues estaría más chido aquí, pero como siempre están rayando puro tag, puro tag, entonces no tiene sentido eso”.

También se encuentran participando con galerías y buscando espacios en el malecón, a través de Lucía Frausto. Los próximos murales no tienen un sitio definido, pero sí están contemplados sus diseños, se titularán El viaje de Quetzalcóatl, El sol y la luna y Colibrí.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.