El único lector que me preocupa soy yo: Alfredo Conde

Iván Gaxiola

El único lector que me preocupa, soy yo: Alfredo Conde
El único lector que me preocupa, soy yo: Alfredo Conde

Como charla de café matutino o plática de cerveza llena de tarde, encallada, sí, en la literatura, pero contextualizada con los reveses de su experiencia de vida, así de amena, así de íntima, pasó la mañana en que el escritor gallego, Alfredo Conde, departió para un pequeño público, en el Teatro de la Ciudad, el sábado veintidós de mayo.

Alfredo Conde no quiso seguir los dogmas tradicionales de las charlas con escritores, donde el invitado habla acerca de su obra: técnicas, motivaciones y por qués; y los asistentes hacen preguntas como ¿en qué piensa cuando escribe?, ¿para usted, qué es literatura?, ¿por qué escribe novelas? Así que inició su plática entre bromas y recuerdos. En menos de lo que todos creíamos, ya estábamos inmersos, sonriendo e imaginando con sus historias. Yo creo que el humor inglés no existe. Lo que pasa es que los ingleses son así y eso es lo que nos da gracia.

El mismo Alfredo se acusó de extensivo en su manera de explicar cualquier cosa, la más sencilla. Apenas con un cuarteto de preguntas que hicieran las personas del público, que Conde sacó debajo de las piedras, la charla se extendió por hora y media.

No estoy sujeto a una normativa. ¿Qué sentido tiene recorrer un camino que ya conoces?

Es un escritor comprometido consigo mismo y con el destino del escritor. El único lector que me preocupa, soy yo. Conde nunca se apartó de esa posición que lo mostraba, de alguna manera, como un rebelde, como un qué importa, por así decirlo. Ha escrito catorce novelas, la última llamada «Breixo» y redacta, desde 1990, un artículo diario para la prensa gallega, para comer, dice él mismo. He hecho casi de todo, y entre lo que no hice, fue dinero.

Alfredo Conde estudió en la Escuela Superior de Náutica de La Coruña y tiene un bote. Alfredo Conde estudió Historia en la Universidad de Santiago de Compostela y cree que la Historia es una mera organización del pasado con los intereses del presente. Alfredo Conde disfruta, particularmente, de un whisky Laphroaig, de comer mucho y visitar mercados cuando viaja. Alfredo Conde es, ante todo, un Ser Humano que disfruta de vivir, disfrutar. Esa es la manera más responsable de vivir. Enhorabuena por el visitante gallego, enhorabuena por una mañana de disfrute con palabras.

Argumentaba Alfredo Conde mientras hablaba un poco de la creación y de las tácticas, en este rubro, del escritor Best Seller, Juan Gómez-Jurado. Su furtivo archienemigo, aunque él parece no aceptarlo. Nuestra imaginación no va a suplir nuestras deficiencias […] el escritor debe vivir la experiencia.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments