Kathy Perry, una “maga” en la cama