Heidi Klum, la celebridad más peligrosa en la red