Dejó de rodar el baterista de los Rolling Stones.

Descanse en paz Charlie Watts

La Paz, Baja California Sur.- Muchos llegamos a pensar que el buen Charlie nunca dejaría de rodar, que el bataco de los Stones era más duro y eterno que una piedra, pero no, ese día llegó y Mr. Watts dio su redoble final, y sus satánicas majestades se quedaron sin su piedra angular, el elemento que dio estabilidad y mantuvo la ecuanimidad, cuando y cuanto se pudo, en la alocada y cincuentenaria existencia de la mayor banda viva de rock.

Charlie, el tranquilo, el de la sonrisa apacible, el de elegante técnica ante las tarolas, los bombos y los platillos, nos deja en un día en que curiosamente se celebra el natalicio de otro grande de los tambores: Keith Moon de Los Who.

A los 80 años de edad, partió Charles Robert Watts. Aquel chamaco que desde la adolescencia comenzó a aporrear tambores en su afán de convertirse en un músico de jazz no se imaginó que alcanzaría las alturas del rock, como pieza insustituible de una de las mayores bandas de la historia de la música popular con más de medio siglo de rodar por los largos y sinuosos caminos del rocanrol.

Vaya que será difícil para los abuelos del rock superar la ausencia de su más estable, duradero y esencial elemento.

«Nunca he llenado el estereotipo de la estrella de rock», comentó alguna vez Charlie, pero vaya que fue, es y será uno de las  mayores figuras de la  música del siglo XX . Descansa en paz, Mr. Watt.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.