Beyoncé, cada día más… sexy