La violencia en razón de género se multiplica en magnitud y gravedad lamenta Asilegal.

Lanza ONG la campaña #SentenciaMachista

Asilegal creó la campaña para hacer evidentes las sentencias absurdas aplicadas por delitos donde se confrontan los roles presupuestos para una mujer en México.

Oaxaca.- La organización  Asistencia Legal por los Derechos Humanos (Asilegal), donde se incluyen una serie de materiales gráficos y audiovisuales a través de redes sociales y plataformas digitales, lanzó la campaña #SentenciaMachista para evidenciar cómo el sistema de justicia replica los estereotipos, la misoginia y la revictimización en sus sentencias aplicadas a mujeres.

José Luis Gutiérrez Román, director general de la organización civil defensora de los derechos humanos, expuso que los patrones de violencia fijados culturalmente en contra de las mujeres no terminan con entenderlas como víctimas de un sistema patriarcal de opresión específico, pues con la ejecución e interpretación machista de la ley, nunca se logra la justicia.

“El acceso a una justicia con enfoque de género y un debido proceso, independientemente de la sentencia o culpabilidad, son derechos que las mujeres adolecen al entrar en conflicto con la ley penal”, asentó.

Por esto, explicó, Asilegal creó la campaña #SentenciaMachista para hacer evidentes las sentencias absurdas aplicadas por delitos donde se confrontan los roles presupuestos para una mujer en México.

“La violencia en razón de género se multiplica en magnitud y gravedad al observar que quienes dictan y ejecutan las sentencias, usualmente son personas fijas a la tradicionalidad del papel de la mujer en el país”, añadió.

Subrayó que las mujeres se enfrentan a un sistema de justicia que pareciera estar siempre en su contra, desde el estrado de un juez, desde un fiscal obstinado en el peor castigo o un defensor público poco preparado.

Asimismo dijo que la sentencia “no se termina cuando la dicta una autoridad judicial, pues de la mano de ese castigo también surgen otros, independientes de la ley penal por la simple condición de ser mujer”.

“El estigma y el repudio social es la segunda condena contra la que se debe luchar, por lo que también se lucha en esta campaña por revertir el guión, apreciar contextos y atacar las sentencias sociales que siempre se les han puesto a las mujeres”, apuntó.

Gutiérrez Román dijo que los casos más representativos de esta situación constituyen las sentencias aplicadas a Yamel, Blanca y Karina, porque ante la comisión aparente de un delito, se les juzgó, condenó y estigmatizó como delincuentes por la incapacidad del sistema de justicia para entender su contexto de violencia de género anterior a su conflicto con la ley penal.

Las víctimas (nombres ficticios para evitar su revictimización)

*Yamel, condenada a 11 años de cárcel por defender su vida y la de sus hijos de la violencia feminicida.

*Blanca, mujer indígena con discapacidad motriz, obligada a declararse de la muerte de su hijo.

*Karina, sentenciada a 15 años de prisión “por no ser una buena madre”.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.