… con sus riesgos.

Vuelven grandes cruceros al Mediterráneo

La salida del ‘MSC Grandiosa’ de la compañía MSC Cruceros desde el puerto de Génova representa una prueba de alto riesgo para el sector de los cruceros.

Génova, Italia.- El primer gran crucero que vuelve al mar en el Mediterráneo zarpó este domingo a última hora de la tarde desde Génova, en momentos en que esta industria turística espera recuperarse después de una interrupción devastadora debido a la epidemia de coronavirus.

La salida del «MSC Grandiosa» -de la compañía MSC Cruceros- desde el puerto de Génova representa una prueba de alto riesgo para el sector de los cruceros, tanto en el mercado clave del Mediterráneo y más allá.

Debe hacer escala en los puertos de Civitavecchia cerca de Roma, Nápoles, Palermo y La Valeta, en Malta, durante este crucero de siete días.

«No me podía perder el primer crucero después de covid-19», declaró a la AFP Rosalba Scarrone, cuando se aprestaba a embarcar.

«He realizado 87 cruceros, ¿puede usted imaginar lo que he sufrido a partir de febrero», añadió la viajera de 64 años.

La industria de cruceros se ha visto perjudicada por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria, pero también por las críticas sobre su gestión de la epidemia a bordo de los buques en el momento de los primeros casos.

El competidor de MSC Cruceros, Costa Cruceros (filial de Carnival), decidió por su parte retrasar a septiembre la reanudación parcial de sus cruceros.

El sector de los cruceros en Europa representa un volumen de negocios de 14.500 millones de euros (17.000 millones de dólares) al año y cerca de 53.000 empleos, según la Asociación Internacional de las Compañías de Cruceros (CLIA), que estima en cerca de 25.500 millones de euros (30.000 millones de dólares) las pérdidas generadas en Europa debido a la interrupción de los cruceros.

«Este viaje (…) representa una señal tangible del retorno a uno de los sectores económicos fundamentales de nuestra ciudad», declaró el alcalde de Génova, Marco Bucci. Más de dos millones de viajeros partieron el año pasado en cruceros desde la capital de Liguria.

Debe hacer escala en los puertos de Civitavecchia cerca de Roma, Nápoles, Palermo y La Valeta, en Malta, durante este crucero de siete días.

«No me podía perder el primer crucero después de covid-19», declaró a la AFP Rosalba Scarrone, cuando se aprestaba a embarcar.

«He realizado 87 cruceros, ¿puede usted imaginar lo que he sufrido a partir de febrero», añadió la viajera de 64 años.

La industria de cruceros se ha visto perjudicada por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria, pero también por las críticas sobre su gestión de la epidemia a bordo de los buques en el momento de los primeros casos.

El competidor de MSC Cruceros, Costa Cruceros (filial de Carnival), decidió por su parte retrasar a septiembre la reanudación parcial de sus cruceros.

El sector de los cruceros en Europa representa un volumen de negocios de 14.500 millones de euros (17.000 millones de dólares) al año y cerca de 53.000 empleos, según la Asociación Internacional de las Compañías de Cruceros (CLIA), que estima en cerca de 25.500 millones de euros (30.000 millones de dólares) las pérdidas generadas en Europa debido a la interrupción de los cruceros.

«Este viaje (…) representa una señal tangible del retorno a uno de los sectores económicos fundamentales de nuestra ciudad», declaró el alcalde de Génova, Marco Bucci. Más de dos millones de viajeros partieron el año pasado en cruceros desde la capital de Liguria.

El gobierno de Italia, que se esfuerza por reactivar la moribunda economía del país tras un confinamiento de más de dos meses, dio luz verde a los operadores de cruceros para comenzar a operar nuevamente a partir del 15 de agosto.

MSC dijo que, por ahora, sus barcos navegarían con alrededor del 70% de su capacidad normal de pasajeros.

Las miradas del sector estarán puestas sobre el «MSC Grandiosa», después del fracaso de una pequeña compañía noruega, Hurtigruten, que fue forzada a principios de este mes a suspender de nuevo sus cruceros luego de que decenas de pasajeros y miembros de la tripulación se contagiaran de coronavirus.

Las autoridades sanitarias mundiales han criticado la lenta reacción de las compañías de cruceros frente a la propagación del virus antes de parar los barcos por completo en marzo. A bordo, los restaurantes o gimnasios seguían operando y los equipos de protección personal escaseaban.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, suministrados por la CLIA, se registraron 3.047 casos y 73 fallecimientos por contaminación a bordo de cruceros afiliados a la asociación.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que en julio extendieron una orden de no navegar en aguas estadounidense hasta el 30 de septiembre, dijeron que los espacios cerrados para vivir y trabajar de la tripulación, junto con entornos parcialmente cerrados, contribuyeron a un «mayor riesgo» de infección en los cruceros que en otros lugares.

MSC Cruceros afirma que su nuevo protocolo de seguridad supera las normas nacionales y del sector. En la terminal de embarque, antes de subir a bordo, los pasajeros y tripulantes serán sometidos a un análisis de sangre, y se les tomará la temperatura diariamente. Y la comida será servida directamente en la mesa para limitar los riesgos de contagio.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments