En una ciudad invadida por el ébola

Un hospital del infierno (I)
ebola Sierra leona
Una niña de cuatro años yace entre un mar de orina, inmóvil, sangrando por la boca, con los ojos muy abiertos.

Makeni, Sierra Leona.- ¿Dónde está el cuerpo? Gritó el enterrador al tiempo que abría de una patada la puerta del área de aislamiento del hospital del gobierno en Makeni, Sierra Leona.

El funcionario no tuvo que esperar respuesta, el cadáver estaba justo enfrente de él: un hombre joven cuyo cuerpo había sido dispuesto sin cuidado alguno en el piso. Su mano derecha torcida en un macabro rictus.

El resto de los pacientes del ala, demasiado enfermos para poner atención a la escena. Enfermeras trabajando sin guantes y en algunos casos en ropa de calle, apeñuscadas entre la puerta y los charcos de fluidos de los pacientes. Otro de los enterradores patea a uno los caídos como una rápida prueba para ver si aún estaba vivo. El hombre reacciona al contacto de la bota del trabajador, por lo que el diágnostico es claro: todavía vive. Es la una y media de la tarde.

En la siguiente sala, una niña de cuatro años yace entre un mar de orina, inmóvil, sangrando por la boca, con los ojos muy abiertos. Otro cuerpo, el de una mujer joven yace en una esquina. Las piernas muy abiertas, la muerte la alcanzó la noche anterior. Un pequeño niño, parado dentro de una cuna, ve al equipo de limpieza trabajar mientras a junto a él, otro muchacho permanece inmóvil junto a unas cubetas llenas de vómito. Al fin, el cadáver es removido y tanto el suelo, como la niña, son rociadas con cloro.

Como la epidemia de ébola se intensifica a través del Africa occidental, las naciones y agencias de ayuda tratan de responder con más fuerza, pero la enfermedad es más rápida que cualquier promesa… Las consecuencias en zonas como Makeni, una de las ciudades más grandes de Sierra Leona han sido devastadoras.

“El país entero ha sido golpeado por algo para lo que no estaba preparado” dijo el doctor Amara Jambai, director de Prevención y Control de la Secretaría de Salud de Sierra Leona.

Bombali, el distrito que incluye esta ciudad, pasó de un caso confirmado en agosto 15 a más de 190 esta semana, pero se presume que el número de muertes es de docenas más. Como una muestra de cuán rápido se extiende la enfermedad, al menos seis docenas de nuevos casos han sido confirmados en el distrito en los días pasados, revelaron oficiales de Salubridad. El Gobierno ha puesto a este distrito, situado a 12 millas al noroeste de la capital, Freetown, en cuarentena la semana pasada. Los pacientes de ébola están muriendo bajo los árboles, o en salas de hospitales atestadas de residuos infecciosos, atendidos por enfermeras carentes de entrenamiento y mínimamente protegidas, algunas vestidas con ropa de mezclilla.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments