Permiten el ingreso de 27 personas.

Confusión en la frontera con EU

Con el gobierno demócrata, migrantes esperaban mejor trato y un cambio de políticas.

Matamoros.- Uno de los puntos de campaña de Biden fue un enfoque más humanitario en la frontera y comienza a hacerlo al abordar el laberinto logístico de procesar a más de 25 mil migrantes obligados a esperar en México como parte del programa conocido como los Protocolos de Protección a Migrantes o Quédate en México, una de las políticas fronterizas de la era Trump.

A aquellos que buscan ingresar a Estados Unidos con la nueva iniciativa de Biden para procesar a los solicitantes de asilo se les requiere que primero se registren en línea y que den negativo en coronavirus.

Funcionarios de la administración han enfatizado que un número limitado de migrantes serían procesados de manera inicial y aquellos que han esperado el mayor tiempo serían priorizados.

Entre quienes esperan están Jonathan Gutiérrez y su pareja, Blanca Lara, quienes pensaron que disfrutarían de un momento poco común de esperanza en este campamento lleno de miseria en la frontera entre México y Estados Unidos ahora que Joe Biden es el presidente de Estados Unidos.

En cambio, la pareja y su recién nacido deben resguardarse del frío en un refugio.

“Lo más duro que podrían decirnos sería que ella no puede ingresar después de todo lo que hemos enfrentado”, dijo Gutiérrez a través de la barda de acero que ahora rodea a este campamento en Matamoros, Tamaulipas.

La administración de Biden ha dicho que un enfoque cauteloso es necesario para desbloquear las restricciones que dejó Trump y para evitar alentar migración adicional de familias centroamericanas que podrían saturar las instalaciones en comunidades que enfrentan las dificultades del coronavirus.

Ayer, un grupo formado por 27 solicitantes de asilo ingresaron a territorio estadunidense gracias a que están dentro del programa.

Se trata del primer grupo que ingresó por esa entidad, otros más entraron a territorio estadunidense vía San Diego, esta semana.

Roberta S. Jacobson,  coordinadora de Asuntos Para la Frontera Sur del gobierno de Biden, adelantó que el primer refugio que iba a ser atendido era el de Matamoros.

La determinación por empezar con ellos era por la alta vulnerabilidad que el grupo  representaba, así como el hacinamiento.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tiene estimado que en el campamento hay cerca de 750 personas.

Los solicitantes formaron parte de la caravana que salió a finales del 2018 en San Pedro Sula en Honduras pero que en el camino a Estados Unidos se unieron más personas de otros países.

También aclararon que los demás extranjeros que por razones de trabajo o alguna otra se salieron del campamento serán monitoreados y se les atenderá.

Gladys Acuña, activista de la agrupación promigrantes Ayudándolos a Triunfar, confirmó que el grupo es de 27 personas, pero se tiene contemplado que funcionarios estadunidenses podrán recibir hasta cien solicitudes.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments