Quieren a «Cata» en las canchas ucranianas