Camulocopa, ¡campeón de campeones!