Hasta el momento la oferta máxima por el archivo es de 183 dólares.

Vende por internet grabaciones de sus flatulencias

Estados Unidos.- Un cineasta estadounidense decidió burlarse (y beneficiarse) de la moda de las criptomonedas: puso a la venta una colección de audios de pedos grabados en cuarentena, y por lo que parece, están empezando a venderse.

«Si la gente vende arte digital, ¿por qué no vender pedos?» dice Alex Ramírez-Mallis, de 36 años, sobre su original incorporación al mercado NFT basado en blockchain.

Su NFT, llamado «Un año calendario de pedos registrados», comenzó a incubarse en marzo de 2020 cuando, al comienzo del bloqueo global del coronavirus, Ramírez-Mallis y cuatro amigos comenzaron a compartir grabaciones de sus pedos en un chat grupal en WhatsApp. Un año después, el cineasta y sus colegas compilaron las grabaciones en 52 archivos de audio Master Collection de un minuto. Ahora, la oferta máxima por el archivo es actualmente de US$ 183.

Los NTF (Non-Fungible Token) son un tipo de criptomoneda, se trata de activos digitales, generalmente piezas únicas de trabajo creativo, generados por el mismo tipo de tecnología blockchain que impulsa las criptomonedas como Ether y Bitcoin. Dado que cada pieza es única, tienden a tener un valor más alto. Han ganado popularidad para mercantilizar creaciones digitales como el arte, y los artistas recurren a la criptografía para ganar dinero a medida que los ingresos se han visto afectados debido a la pandemia.

Quien quiera adquirir el archivo completo deberá pagar actualmente US$ 183, mientras que las grabaciones de pedos individuales también están disponibles por 0.05 ethereum, o alrededor de US$ 85 por grabación.

“Si el valor aumenta, podrían tener un pedo extremadamente valioso en sus manos”, dijo.

Ramírez-Mallis y sus amigos no empezaron a grabar sus pedos pensando en las ganancias, pero la reciente locura de NFT (que ha visto la propiedad de activos abstractos ser vendida por incluso cifras de ocho dígitos), proporcionó la salida perfecta para compartir su catálogo de pedos.

“La locura de NFT es absurda: esta idea de poner un valor en algo inherentemente intangible”, dijo Ramírez-Mallis, haciendo referencia a capturas de pantalla de capturas de pantalla y al concepto de colores que actualmente se venden como NFT. «Estos NFT ni siquiera son pedos, son solo cadenas alfanuméricas digitales que representan la propiedad».

Aunque consciente de que el concepto se ha convertido en una locura, Ramírez-Mallis todavía espera sacar provecho de él.

«Espero que estos pedos de NFT puedan criticar lo absurdo, y a la vez, hacer reír a la gente y hacerme rico», dijo.

Pero, admite, existe un precedente histórico para el concepto de NFT.

«En muchos sentidos, esto es una burbuja, pero también ha existido desde siempre», dijo, comparando los NFT con coleccionistas de arte ricos que compran obras caras, las almacenan y solo muestran su certificado de propiedad, y luego las venden por más dinero. «La compra y venta de arte simplemente como una mercancía para almacenar valor ha existido durante siglos, y los NFT son solo una forma digital de representar esa naturaleza transaccional del arte. El arte es solo un avatar por valor”.

“Hay un viejo dicho, ‘¿Por qué no enmarcan el dinero?’ concluye Ramírez-Mallis, “y esta es realmente la encarnación de esa idea”.

El mercado NFT está obteniendo grandes rentabilidades, siendo usado como vehículo de inversión, y está recibiendo unas ventas astronómicas como la obra de Beeple que llegó a venderse por 69 millones de dólares en el mundo del crypto art, así como también en otras industrias como la deportiva, con la venta del cromo digital de Cristiano Ronaldo que alcanzó los 289.920 dólares.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Oscarín
Oscarín
25 days ago

Es lo que saco por andar leyendo esta nota.