Se les inundó el cibercafé y siguieron jugando