… en un reto de lagartijas.

Se enfrentaron policía y manifestante en CDMX

CDMX.- Un video que ya es viral en Twitter muestra el momento en que un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (CDMX), acepta el reto impuesto por manifestantes que exigen la reapertura de gimnasios, y gana en una competencia de lagartijas.

El increíble hecho se produjo luego de que los inconformes protestaran con pancartas, flexiones de todo tipo y consignas como «Deporte y salud», en el costado del Zócalo capitalino, pidiendo la oportunidad de volver a generar ingresos con sus negocios. Así que mientras el oficial vigilaba que todo se llevara a cabo con las justas medidas, fue retado.

Entre ovaciones y pese a contar con una discapacidad, este aceptó y la competencia de lagartijas se prolongó durante varios minutos en los que los presentes creían que se volvería interminable, hasta que por fin el manifestante se dio por vencido y se levantó, no sin antes hacer una reverencia por la admiración que el policía le causó.

En respuesta, este continuó haciendo varios ejercicios para demostrar que aguantaba mucho tiempo más, para finalmente levantarse rodeado de aplausos y de una población que no mantuvo la Sana Distancia, pero sí usaba cubrebocas. Ahora la hazaña del oficial ha sido aplaudida a través de usuarios de distintas redes sociales.

La manifestación de este viernes 3 de julio tuvo un propósito primordial: solicitar una reunión con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, a fin de informarle sobre su situación actual, ya que muchos dueños de gimnasios no han podido generar ingresos, viéndose en la necesidad de lavar carros para sobrevivir durante la actual pandemia por coronavirus.

Lo anterior debido a que dentro de las actividades que se retomaron con el inicio del semáforo naranja, no están contemplados los gimnasios, pero sí los deportivos privados y públicos por tratarse de lugares al aire libre en donde se reduce considerablemente la posibilidad del contagio comunitario.

¡Comparte!

* * *