Aprueba China una ley que obliga reflexionar 30 días antes de poder separarte.

¿Quieres divorciarte?… tendrás que pensarlo durante un mes

Se trata de un intento por reducir las altas tasas de divorcio a causa del confinamiento. 

China.- De ahora en adelante, las parejas residentes de China están obligadas a un mes de reflexión para poder divorciarse. Es real y ya es ley, según AFP. Su aprobación sucedió este jueves 28 de mayo y ha provocado una oleada indignación debido a la injerencia del Estado en las relaciones privadas.

Se trata de un intento de las autoridades por frenar las altas tasas de divorcio que ha desatado la cuarentena por coronavirus, un tema que incluso se convirtió en polémica mundial a través de redes sociales.

No obstante, la situación tampoco nació precisamente a raíz del confinamiento, sino que este lo aceleró. Ello porque era algo ya se venía dando desde hace tiempo, causando incluso una oposición generalizada cuando los legisladores realizaron consultas al respecto en 2019.

En consecuencia, ahora las parejas deberán esperar un mes antes de que su solicitud comience a procesarse, y se supone que ese tiempo será vital y de deliberación para quienes estén pensando en separarse. Pero eso no es todo, en la asamblea anual del parlamento chino también se están discutiendo reformas de un código civil que reemplazará las leyes existentes sobre matrimonio, adopción y derechos de propiedad.

«Los divorcios sin una reflexión se han convertido en un fenómeno cada vez más común, que no fomenta la estabilidad familiar», comentó un portavoz de la comisión legislativa del parlamento. Sin embargo, la disposición ha causado tanta controversia, que algunos legisladores argumentaron que no debería aplicarse en casos de violencia doméstica, bigamia, violación conyugal u otros atentados a los derechos individuales.

Desde el 2019, China registró más de 4 millones de divorcios, cifra que ha aumentado exponencialmente durante la última década; en 2013 fueron un millón 300 mil para un país donde el matrimonio es una norma habitual.

¡Comparte!

* * *