«He construido mi vida sobre una violenta mentira” lamentó la profesora universitaria.

Pasó años mujer blanca fingiendo ser negra

Estados Unidos.- Jessica A Krug, profesora de historia afroamericana en la Universidad George Washington, pasó años fingiendo ser de ascendencia norteafricana y luego caribeña, a pesar de ser una mujer judía blanca de Kansas.

La académica y autora estadounidense (cuyo trabajo se centra en África y la historia afroamericana) pasó años fingiendo ser de ascendencia africana. No está claro por qué tomó la decisión de revelar el engaño después de tanto tiempo, pero en un artículo supuestamente publicado por la propia Krug, admitió que su carrera estaba arraigada en un “suelo tóxico de mentiras”.

“En un grado cada vez mayor a lo largo de mi vida adulta, he negado mi experiencia vivida como una niña judía blanca en los suburbios de Kansas City, bajo varias identidades asumidas dentro de una negritud que no tenía derecho a reclamar: primero la negrura del norte de África, luego la negrura de raíces estadounidenses, y por último de raíces caribeñas”, escribió Jessica A Krug. «He construido mi vida sobre una violenta mentira anti-negra, y he mentido en cada respiro que he tomado».

Krug (quien se hacía llamar Jessica La Bombalera en varios círculos de activistas), afirma que una infancia traumática y problemas de salud mental con los que había estado lidiando estaban asociados con su engaño de años, pero aclaró que no los considera excusas para lo que hizo.

“Los problemas de salud mental probablemente explican por qué asumí una identidad falsa inicialmente, cuando era joven, y por qué la continué y la desarrollé durante tanto tiempo”, escribió Krug en su artículo. “Pero los problemas de salud mental nunca explicarán ni justificarán, ni condonarán ni excusarán, que, a pesar de conocer y criticar regularmente a todas y cada una de las personas no negras que se apropian de la identidad de las personas negras, mi falsa identidad fue elaborada enteramente a partir del tejido de las vidas negras».

La profesora estadounidense, que admitió haber usado su personaje «negro» en las relaciones personales también, había reprendido a los neoyorquinos blancos por no «ceder su tiempo para los neoyorquinos indígenas negros y mestizos» como ella, en una audiencia pública sobre la brutalidad policíaca en Nueva York, a principios de este año.

Krug no dio una razón para su sorprendente confesión, pero según el guionista Hari Ziyad, quien consideraba a la académica su amiga, fue porque su secreto ya había sido descubierto.

“Jess Krug… es alguien a quien llamé amiga hasta esta mañana, cuando me llamó admitiendo todo lo escrito aquí. No lo hizo por benevolencia”, tuiteó Ziyad. «Lo hizo porque la habían descubierto».

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments