El arzobispo ¿promoviendo la infidelidad?