Víctor Cerecer y su propuesta social

Muertes famosas, muertes injustas, muertes sin rostro, muertes olvidadas. Desde el narco, decapitados y penes en la boca, actos de terrorismo como el 9/11 y el asesinato de John Lennon, hasta la desaparición de Lisset Soto Salinas y el homicidio de Jonathan Hernández Asencio.
Muertes famosas, muertes injustas, muertes sin rostro, muertes olvidadas. Desde el narco, decapitados y penes en la boca, actos de terrorismo como el 9/11 y el asesinato de John Lennon, hasta la desaparición de Lisset Soto Salinas y el homicidio de Jonathan Hernández Asencio.

En la ciudad se respira como manifestación sigilosa, a manera de corriente artística, la bravata. Recordando lo que escribiera el poeta Rubén Rivera Calderón en “El Grito Zine”, acerca de la primicia creativa del artista plástico E.K. López: “es necesario provocar”; lo mismo que en la literatura lo hacen Christopher Amador y Amado Malvaez, desde sus peculiares y características trincheras. Víctor Cerecer coincide. “Yo quiero provocar, yo quiero impactar, yo no quiero que me digan qué bonita tu obra; yo quiero que me digan ‘vaya, ¡está horrible!’, ‘me hizo sentir alguna repulsión’, ‘me causó un impacto’, o ‘se me hizo interesante’, a que me digan nada más un piropo estético”.

Después de un esperar misterioso a las afueras de la galería de arte Carlos Olachea Boucsiéguez, con luces apagadas y ventanas cubiertas, Víctor Cerecer se paró frente al público, agradeció a colaboradores y asistentes e inauguró la instalación “El reality show”, este viernes primero de julio.

El nutrido público entró abultándose en las puertas de la galería y en grupos se detuvieron frente a las distintas obras de la exposición, misma que permanecerá hasta el día 20 de este mes. Se trata de una denuncia de un mundo de bizarra realidad, convertida en espectáculo por el poder de cambio de percepción que poseen los medios. Los muros de la Olachea Boucsiéguez muestran estampados de papel kraft ilustrados al carbón, acerca de muertos y desaparecidos. La única pieza a color, en el muro principal, se trata de dos hombres en un hondo beso y un abrazo, desnudos, “los muertos en vida, porque son los rechazados sociales”, explica Cerecer.

Colaboraron con el artista, Christian Ortega y Eduardo Leyva, conocido este último por surgir recientemente abordando el muralismo de rasgos bruscos y de impacto, allegado a temas nacionalistas, de raíces indígenas; con obras en Colegio de Bachilleres del Esterito, CBTIS 230 y Acueducto, dentro del proyecto Arte Urbano.

La instalación consta de un video que muestra imágenes memorables de actos violentos o relacionados con barbarie: pruebas atómicas, golpizas policiacas, guerras; realizado por Juan de Dios Girón. El video es musicalizado con Ready to start, de la banda canadiense Arcade Fire, consecuente con el tema de “El reality show”: “Businessmen drink my blood / like the kids in art school said they would” [“Empresarios beben mi sangre / como los niños en la escuela de arte dijeron que lo harían”], dicen los dos primeros versos de la canción, por lo que corrobora Cerecer, “como las industrias grandes, musicales, manejan los medios, su artista, el negocio, el comercio […] las imágenes del video, son imágenes reales, desgraciadamente, eso sí pudiera ser un reality, sin ser un show”.

Muertes famosas, muertes injustas, muertes sin rostro, muertes olvidadas. Desde el narco, decapitados y penes en la boca, actos de terrorismo como el 9/11 y el asesinato de John Lennon, hasta la desaparición de Lisset Soto Salinas y el homicidio de Jonathan Hernández Asencio. “Es mi propuesta social […] un productor visual tiene que decir algo, es la responsabilidad, si no, eres nada más un artesano que hace productos estéticos […] el reality show, televisivo como tal, no existe, al final son producciones prefabricadas, es entretenimiento, es una competencia; la realidad es esta [la vorágine], esto es lo que estamos viviendo […] la política, esa sí es un reality show […] también es un llamado de atención a las autoridades, pero no sólo a las autoridades, a la sociedad en general, porque hace falta mucha educación y respeto”.

http://www.youtube.com/watch?v=wGoi0CrfkYQ

Responder

Tu e-mail no seá publicado.