Este jueves se conmemora el centenario del natalicio del pintor y escultor zacatecano.

Recordando a Pedro Coronel

La Paz, Baja California Sur.- El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) conmemora el aniversario del natalicio del pintor y escultor Pedro Coronel. Aunque se tenía su registro de nacimiento en el año 1923, su familia obtuvo en los archivos parroquiales su fe de bautismo fechada el 25 de marzo de 1921.

Originario de Zacatecas, desde pequeño fue incentivado hacia las manifestaciones artísticas, como los títeres y la música, así como la influencia familiar de su abuelo quien también fuera pintor. Coronel sabía perfectamente a que se quería dedicar al arte desde temprana edad y por ello a los 18 años se ocupó por completo a las artes y se trasladó a la Ciudad de México.

Después de egresar de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda del INBAL, en 1946 decidió viajar por el mundo; lo atrajeron las culturas oriental y africana. En sus años en París frecuentó los talleres de Victor Brauner y Constantin Brancusi, espacios en los que encontró sus fuentes de inspiración.

En 1982 donó a México su colección de arte universal, la cual incluye arte prehispánico y virreinal, grecolatino, oriental, de África y Oceanía, grabados de Francisco Goya y gráfica moderna europea. Un año después se inauguró en Zacatecas la exhibición El universo de Pedro Coronel, en el Colegio de San Luis Gonzaga, actual Museo Pedro Coronel y en donde se exhibe esta magna colección. El artista fue un gran coleccionista y gestor cultural.

En la década de los setenta del siglo XX, Coronel exploró un estilo pictórico que se volvió un lenguaje radicalmente no figurativo, distinguiéndose de otros artistas mexicanos. Su obra posee un alto valor simbólico, en el que revela la profundidad que subyace en los elementos formales básicos: línea, forma, textura y color, que se manifiestan en figuras arquetípicas de valor universal que a su vez mantienen el vínculo con elementos de la cultura local.

Las obras de Pedro Coronel son muestra de abstracción y sincretismo iconográfico. Las características más entrañables de su estilo: un colorido expresionista enérgico y un dibujo tenaz que se puede observar en su pintura y escultura; la primera, caracterizada por el impresionante uso del color y la oscilación entre la figuración y la abstracción plena; mientras que la segunda, destacan el contraste entre el vacío y el relieve y la exploración de la sensualidad y dinámica de los materiales. Esos atributos lo convirtieron en uno de los más connotados artistas mexicanos de su generación, entre los pos-surrealistas y los pre-geometristas, por lo cual logró madurar su lenguaje pictórico, al grado de presentar una abstracción radical; él transformaba su realidad, rebasó las formas estereotípicas de la identidad nacional y del sincretismo cultural mexicano y alcanzó una búsqueda de arquetipos de valor universal, pero con un estilo cromático que da a sus obras una interpretación vernácula.

Estos recursos estéticos le permitieron a Pedro Coronel proponer una pintura que no quedara reducida a una ilustración temática o a la simple repetición de fórmulas o tendencias en boga. Se revela así como uno de los pintores fundamentales del arte moderno en nuestro país. Como otros artistas de su época, guarda distancia con la Escuela Mexicana de Pintura, a la que no parece ajustarse a una personalidad inquisitiva, experimental y en búsqueda de un repertorio estético que pudiera superar la mera anécdota o la representación literal de un tema.

“Siempre he pensado que la pintura es una entrega total y que el pintor debe tener la conciencia de que esta tarea es tal vez superior a sí mismo; tener la humildad de saberlo y la decisión de nunca renunciar a intentarlo todo. Creo que toda la esencia actual de la pintura debe renovarse, porque el arte es expresión de vida”, comentó Pedro Coronel en una entrevista para el periódico Excélsior en 1959.

Pedro Coronel, quien recibió en diciembre de 1984 el Premio Nacional de Artes Plásticas, forjó una red de relaciones de su trabajo y el arte mexicano, ya que no solo tuvo amistad con grandes figuras, como Diego Rivera y Rufino Tamayo, también su gusto por la literatura y sobre todo la poesía, lo llevo a ser amigo de Juan Rulfo e incluso Octavio Paz escribió sobre su trabajo.

Exposición en el Museo del Palacio de Bellas Artes 

Como parte de la conmemoración por el centenario de su natalicio, la Secretaría de Cultura y el INBAL, a través del Museo del Palacio de Bellas Artes, llevan a cabo la preparación de la exposición Pedro Coronel. 100 años, la cual servirá de propuesta cultural para el público mexicano, la que se prevé será una exposición–homenaje que estará acompañada de un libro en el que se reconocerá y revalorará la contribución de Pedro Coronel al arte mexicano.

La exposición estará integrada por más de 50 obras, en la que se contempla un homenaje a modo de retrospectiva, sin un sentido cronológico, ni temático, sino que integrará las distintas facetas del artista. Adicionalmente se analizará la repercusión que la producción artística de Coronel tuvo en otros artistas, escritores y críticos de arte, quienes examinaron su vida y obra, así como el impacto que ésta tuvo en la historia del arte moderno mexicano.

Toda la información sobre la próxima exposición se compartirá en redes sociales del Museo del Palacio de Bellas Artes: Facebook / Instagram y Twitter: @mbellasartes, así como en la página web del recinto del INBAL: www.museopalaciodebellasartes.gob.mx.

 

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments