Ofrecerá el director Ricardo Esquerra  un taller de dirección teatral
Esquerra, que estudió “Literatura Dramática y Teatro” en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha trabajado desde que terminó su carrera, en 1992, como actor, principalmente, pues indica que en el teatro siempre hay que hacer un poco de todo.
Esquerra, que estudió “Literatura Dramática y Teatro” en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha trabajado desde que terminó su carrera, en 1992, como actor, principalmente, pues indica que en el teatro siempre hay que hacer un poco de todo.

Gracias al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y al Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC), el director de teatro capitalino, Ricardo Esquerra, está en La Paz, ofreciendo, precisamente, un taller de dirección teatral para quienes ya tengan cierta experiencia en el medio. La duración del taller es de cinco días y se impartirá en el Centro de Convenciones y Expresión Cultural Sudcaliforniana, de la Unidad Cultura Profesor Jesús Castro Agúndez. Esta capacitación se encuentra en el marco del Quinto Encuentro Estatal de Teatro y se abordarán, básicamente, los errores más cometidos en el proceso de montaje.

Para la población de un Estado sin academia de artes, de teatro en este caso, resulta preponderante la impartición de talleres con maestros que provienen de otras zonas del país, puesto que la imposibilidad para especializarse en las artes que practican sólo encuentra solución en estos rincones. Sitios como la Casa Azul, en el Distrito Federal (DF), reciben personas de todo el país, ya que lo mismo ocurre en muchos otros Estados. Ricardo Esquerra señala al respecto que “alguien que quiera estudiar teatro, que viva en La Paz, el DF es una muy buena opción, pero no es la única. Creo que la otra [la manera empírica] puede ser más difícil, pero es tan real y tan buena como la otra”, siempre buscando el cultivo, la preparación y la auto formación.

Esquerra, que estudió “Literatura Dramática y Teatro” en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha trabajado desde que terminó su carrera, en 1992, como actor, principalmente, pues indica que en el teatro siempre hay que hacer un poco de todo. “Cada quien habla como le ha ido en la feria. A mí me ha ido muy bien”, “siempre he tenido la posibilidad de poder decir que no”. Explica que tienes que saber cuál es la diferencia entre ganar dinero para pagar la renta y ganar dinero tiempo para seguir haciendo arte: “a mí en la facultad lo que me enseñaron es que el teatro es sagrado y que nunca se puede prostituir y que el que haga cualquier otra cosa los dioses del teatro se lo van a cobrar. Y después te enteras de que ese maestro había hecho comerciales o de que había hecho una novela”. 

Identifica en las personas que hacen teatro una característica que define, irónicamente, a la mayoría de ellos, la timidez. “No conozco a nadie seguro”, dice cuando habla de teatreros: estos esperan los aplausos como medidor de la aceptación y gusto del público. “Estaba en una sesión con mi psicoanalista y le decía, ¿no puedo creer que siendo una persona tan insegura, que necesite tanto la aprobación de los demás para saber que estoy haciendo bien las cosas, y que me haya metido en una carrera que es todo el tiempo de pruebas?”.

Finalmente, el director culminó lanzando una máxima: “la obra más importante de mi vida tiene que ser la que estoy haciendo”, pues el teatro, asegura, es una carrera de errores, de aprender de ellos y no aprehenderlos en una repetición, como la vida misma.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments