Kubrick, parteaguas definitivo en la industria y arte del cine
Hoy se cumplen ochenta y dos años del nacimiento del cineasta estadounidense Stanley Kubrick, parteaguas definitivo desde mediados del siglo XX de la industria y arte del cine.
Hoy se cumplen ochenta y dos años del nacimiento del cineasta estadounidense Stanley Kubrick, parteaguas definitivo desde mediados del siglo XX de la industria y arte del cine.

El cine tiene el privilegio de albergar todo tipo de arte en el entorno de su creación, por lo que los directores de cine suelen ser seres de almas renacentistas que exploran exitosamente distintas disciplinas, para finalmente conjugarlas en proyecciones de pantalla grande. Así, Stanley Kubrick fue baterista de jazz en su juventud, amante del ajedrez y profesional de la fotografía tras una réflex.

Como todos los artistas, se vio fuertemente influenciado por maestros personales, en cuanto a Max Ophüls por su percepción a través del lente, y en lo que se refiere a Sergéi Einsenstein, por la originalidad simbólica de sus montajes.

Aunque el director creció en una familia neoyorkina de clase media alta, buscó desde el principio financiar sus creaciones. Realizó tres documentales en formato de cortometraje, algunas veces hacía colectas con sus familiares, otras ahorraba estrictamente.

Durante su carrera realizó dieciséis filmes, pero sin duda los más significativos serían Spartacus (1960), Lolita (1962), Dr. Strangelove or: How i learned to stop worrying and love the bomb (1964), 2001: A space odyssey (1968), A clockwork orange (1971), The shining (1980), Full metal jacket (1987) y Eyes wide shut (1999).

Sus innovaciones, sobre todo en el terreno de la temporalidad narrativa, influenciarían a grandes, como Christopher Nolan. Logró dar un giro a la ciencia ficción, “que se limitaba a alienígenas antropomórficos y platillos volantes”; introducir modificaciones “en el aspecto técnico, como el empleo de lentes más rápidos, cámaras ligeras de mano y los micrófonos Sennheiser Mk. 12”; el uso de nuevos equipos de iluminación, tales como los reflectores de cuarzo Lowell de 1000 vatios, y muchas demás primicias que aún perduran.

Aunque solía hacer las cosas a su modo, basó la mayoría de sus éxitos en novelas que le gustaban, sin embargo terminaba adaptando el guión de maneras inesperadas y los tiempos de acción de las obras originales terminaban de cabeza.

Hoy se cumplen ochenta y dos años del nacimiento del cineasta estadounidense Stanley Kubrick, parteaguas definitivo desde mediados del siglo XX de la industria y arte del cine. Moriría a la edad de setenta años, justo al culminar la filmación de su última película en Londres, Eyes wide shut, el 7 de marzo 1999.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments