Como “desequilibrado” califican el convenio del proyecto “Del Caribe al Cortés”

Pamela Padilla Soto 

 “Cuando llegan las fiestas del municipio nos dicen que no hay presupuesto; aquí vemos otra inconsistencia ¿cómo es posible que no haya presupuesto para los músicos locales, con un supuesto intercambio cultural, pero pagándoles un excelente sueldo?”,  Pedro Gracia Beltrán, secretario general de Músicos de la CROC en Los Cabos.
“Cuando llegan las fiestas del municipio nos dicen que no hay presupuesto; aquí vemos otra inconsistencia ¿cómo es posible que no haya presupuesto para los músicos locales, con un supuesto intercambio cultural, pero pagándoles un excelente sueldo?”, Pedro Gracia Beltrán, secretario general de Músicos de la CROC en Los Cabos.

Con la finalidad de analizar el proyecto Del Caribe al Cortés, celebrado entre el ayuntamiento de Los Cabos y la agencia D’Arte de Cuba, se reunieron la diputada Marisela Ayala, el regidor cabeño Mauricio Albañez, miembros del Sindicato de Músicos de la CROC, de la CTM  y de los Creadores Independientes, mismos que acordaron que dicho convenio es desequilibrado.

 “Nos llama la atención que es un convenio unilateral, en donde no existe un intercambio cultural entre Los Cabos y Cuba y no únicamente de Cuba para Los Cabos; es un convenio excluyente, precisamente porque no esta convocando a los integrantes que conforman las artes aquí en Los Cabos”, manifestó Cristian Mendoza, miembro de Creadores Independientes.

 Los miembros de los sindicatos y la diputada, analizaron el documento y debatieron opiniones; tras hacerlo, Rubén Hernández miembro del sindicato de Músicos CTM Los Cabos, dijo que el proyecto les parece desequilibrado, porque no considera a los artistas mexicanos que están capacitados para ser parte de un convenio comunitario como el mencionado.

 “Aplaudo el convenio, nada más que en lugar de cubanos, se tratara de mexicanos los que fuéramos los maestros ahí; ojalá otros ayuntamientos pensaran en llevar la cultura a las colonias, como se señala en este proyecto de convenio”, puntualizó Hernández.

 Por su parte, la diputada Ayala se comprometió a llegar al fondo de la situación, por lo que para comprobar que el proyecto se apega a la ley, de inicio analizarán el convenio y confirmarán el estatus migratorio de los músicos cubanos.

 De comprobarse ilegalidades en dicho convenio, el ayuntamiento deberá asumir su responsabilidad ante posibles sanciones, pues desde la tribuna hará valer la ley para evitar que con el paso de las administraciones, “se siga marginando y discriminando a los sudcalifornianos de Los Cabos”, dijo Ayala.

 Por su parte el regidor Mauricio Albañez, secretario de la Comisión de Cultura, admitió que no se llevó a cabo ninguna convocatoria y como el cuerpo edilicio se centro en las bondades del proyecto, no le vieron ningún inconveniente, “pero ya estudiando a fondo el asunto, pues nos damos cuenta de que hay un desplazamiento de los compañeros locales”, asintió.

 Agregó que será el portavoz del sentir de los presentes, para plantear ante el cabildo reuniones de trabajo, donde les aclaren sus dudas, con respecto al proyecto.

 Pedro Gracia Beltrán, secretario general de Músicos de la CROC en Los Cabos, tan sólo expresó lo incongruente que le parece que el ayuntamiento les argumente que no hay presupuesto, cuando firman un intercambio cultural, donde a 10 músicos se les paga un sueldo de 750 dólares mensuales.

 Jonathan Orozco, subdelegado de la CROC en San José, añadió que según el convenio el contrato de los artistas es anual, por tres años, además compromete al municipio a que les construya y dote con equipo de trabajo un Centro Cultural Cubano, atendido exclusivamente por maestros cubanos.

 “No estamos en contra de la aportación que pudieran traer músicos de otras partes del mundo a Los Cabos, es la forma con la que se traen a artistas cubanos a trabajar; la falta de regulación da pie a que se den otras actividades fuera del entorno del convenio, donde ya afectan directamente a las plazas de trabajo, o sea hoteles, eventos privados, restaurantes y/o bares, punto esencial en donde estos músicos rompen la legalidad del convenio y ahí si logran un desplazamiento de la mano de obra nacional”, sostuvo Orozco.

 Si a nivel estatal se confirman las inconsistencias legales, como CROC pedirán la revocación del mismo, pues serían “450 miembros organizados, más 150 creadores independientes, un promedio de 600 artistas de todas las áreas y disciplinas que se están viendo afectados”, finalizó.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.