Viernes 13 al desnudo…(II)

Y al desnudo el salario mínimo

 Gisela Paes Martínez, ese viernes 13, cabalístico y cabronísimo para el sentido común, y no digo para los diputados que votaron a favor de la reforma energética, ya que para ellos lo único que cuenta es la línea que reciben ya sea del poder central o del gobernador, “llena de sentido patrio” declaró que “lo que estaban haciendo era lo mejor para México; que la reforma energética beneficiará sobremanera a los mexicanos. Pronto veremos –continuó- cómo la gasolina baja de precio y la economía mexicana se convierte en un motor pujante”. Lo urgente era que 17 congresos –cuando menos- la aprobaran para que –tal como la famosísima roqueseñal- el miércoles 18 la diputación federal declarara la validez constitucional y para que Peña Nieto la promulgue este viernes. Gisela Paes, como todo un tribuno griego continuó con la defensa de los que la votaron a favor: “Petróleos Mexicanos ha sido una empresa saqueada a lo largo de la historia; no nos ha dejado ningún beneficio a los mexicanos ni en materia de educación pública, ni en materia de salud, ni en el orden infraestructural”.

Todo sigue igual: los senadores y diputados del mayoriteo en toda la historia han votado la línea que trasmite el presidente a los partidos. En las entidades es lo mismo. No tienen dignidad ni decoro al ser simples borregos del poder. Por eso las barrabasadas de Gisela: “lo que estamos haciendo es lo mejor para México”, cuando un puñado de políticos están metidos hasta la cocina en los negocios de firmas extranjeras en el negocio de Pemex. “Pemex ha sido una empresa saqueada a lo largo de la historia” –continuó- y como trueno de rayo llegó a mi memoria la cara de bandido de Carlos Romero Deschamps y su hija Paulina… pero no son los únicos saqueadores de Pemex, ¡claro que no, hay muchos exdirigentes y exfuncionarios-Y es cierto que esta empresa no ha dejado beneficios al pueblo trabajador, en educación, salud, servicios, en nada, pues, ya que la riqueza de México, entre ella la petrolera, nunca ha beneficiado a la clase trabajadora –clase media- a la pobre y a la miserable, pero ha beneficiado con creces a los políticos de primera, a las grandes empresas y a la familia sindical de ayer y ahora. Por eso la diputada debería haber precisado. Es como decir que la política lastima al pueblo de la entidad. Si sacamos del pueblo a los políticos que viven de ella, a los empresarios que se benefician de los contratos de todo tipo, entonces sí será cierto que lastima al pueblo. ¿O alguien pensará que los desmanes de la política, como la aprobación de las reformas, el ejercicio de los sindicatos y el del Congreso Federal y los poderes locales, lastiman a la clase política que se esmera en mantener el entramado institucional? Gisela y diputados que la aprobaron deberían reflexionar que por más reformas que los obliguen a votar, mientras no se establezcan medidas eficientes contra el cáncer de la corrupción, la impunidad y los salarios vergonzantes del entramado institucional, la clase política seguirá con mil privilegios y riquezas –muchas hasta el hartazgo- y el pueblo de México seguirá pobre y en la miseria. El senador Carlos Mendoza fue el gladiador contra el aumento al IVA y se enfermó de las neuronas y el habla cuando “tocándose el corazón” votó a favor de la reforma energética y de la hacendaria. ¿No reflexionaría si la potestad del petróleo la manoseará la empresa extranjera? ¿No sabría dónde le queda el corazón cuando apoyó los aumentos a muchísimos impuestos, sin luchar por leyes contra la corrupción, la rendición de cuentas, la opacidad en los gobiernos estatales, el robo descarado en los sueldos de todos los funcionarios federales, senadores y diputados, congresos estatales y funcionarios locales? ¿No pensaría que el aumento de impuestos es para que la clase política siga gozando de la vida criminal contra el pueblo? ¿Para que la anarquía y corrupción se eternicen? Mi correo: raudel_tartaro2@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: y en la radiografía desnuda de los artífices del entramado de la revolución desde el poder ejecutivo nacional y locales, los dueños de las reformas se esmeran “en hacer lo mejor para México”. En esa mejoría nos beneficiarán, entrando el año, con el aumento al salario mínimo. En la zona A, a la que pertenecemos, el aumento será de DOS PESOS, con 52 centavos, es decir, los de salario mínimo ganarán 67 pesos con 28 centavos. En la zona B el aumento será de dos pesos con 39 centavos. Ahora ganarán un salario de 63 pesos con 77 centavos. El salario aumentó 3.9 %, mientras los servidores impúdicos –no públicos- en todo el país se aumentan el sueldo en miles y miles de pesos con aguinaldos , bonos y prestaciones escandalosas. Para eso derramó la sangre el pueblo de México. Hay que llamar a “las izquierdas” que recientemente unificó Leonel Cota. Alea Jacta Est. 20-12-13 (como el próximo miércoles es 25 y  no saldrá el periódico varios días, el martes 24 solicitaré salga mi colaboración)

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments