Mosaico Político.

Mulegé… era un barco a la deriva

El Municipio de Mulegé, en Baja California Sur,  muy a pesar de su extensión territorial y sus vastos litorales hacia el Pacífico y hacia golfo de California, que lo hacen el Municipio  más grande del país,  así como su esfuerzo agrícola y ganadero en las diferentes regiones de su dispersa geografía, y la consolidación de la industria minera en Guerrero Negro, Isla San Marcos y Santa Rosalía, su cabecera municipal, es considerado un municipio pobre, avasallado por el centralismo estatal y con muchos gastos, sobre todo de nómina, la cual ha sido exageradamente abultada por el último gobierno de extracción panista que dejó una administración en la ruina, sin archivos; sin mobiliario; sin parque vehicular y con deudas por todos las vertientes y los rubros que un Ayuntamiento debe sufragar.

Recibir un Ayuntamiento en ruinas no fue una muralla para quien tuvo la confianza de los muleginos en las urnas y sacó a verdaderos saqueadores de un proyecto rapaz que amenazaba con eternizarse en el poder municipal de Mulegé.

Quienes pronosticaban –mezquinamente-, una estrepitosa y prematura caída de la administración municipal que encabeza, José Felipe Prado Bautista, deben estar muy decepcionados ante los resultados que ha dado al frente del municipio de Mulegé su novel Alcalde, quien  después de darle rumbo a una nave a la deriva, sorprendió a todos  con diarias acciones de su gobierno a favor de los muleginos, demostrando sobriedad y conocimiento en lo que hace.

Su capacidad de gestión ha llegado hasta la ciudad de los palacios, donde ha logrado conseguir, lo que en nuestra tierra –por cuestiones de color-, se le niega.

Mulegé, considerado un municipio económicamente pobre, debido a su escaza posibilidad de recaudar recursos derivado de su aislamiento y su bajo número de habitantes, en el que la mayoría de sus pueblos están separados entre sí hasta por 300 kilómetros, o rancherías tan alejadas que les lleva llegar a ellas hasta seis horas de camino, es un municipio que sobrevive gracias a sus recursos naturales como la pesca, la minería, la ganadería, la agricultura y el –relativo- crecimiento en últimos años del turismo… y un financiamiento laboral por parte del Ayuntamiento que sobrelleva una nómina de 8.6 millones de pesos quincenales, así que, nomás haga la suma anual, más las gratificaciones de fin de año que reciben todos los trabajadores, funcionarios y autoridades municipales.

Un mundo de dinero que ha ido creciendo como bola de nieve después de que, gobiernos irresponsables, como el que encabezó Cecilia López Gonzáles, construyeron una nómina para hacer campaña electoral y eternizarse en el poder, cuestión que, afortunadamente para los muleginos no sucedió.

Pese a todo lo anterior y a las malas obras y los desaseos del panismo pernicioso en Mulegé, quienes conocen o han seguido la carrera política de José Felipe Prado Bautista, saben que el Edil tiene ideas muy bien definidas y, que a la hora de tomar decisiones, estas  funcionan  y funcionan bien, gracias a que conoce muy bien su municipio y las necesidades de sus pueblos, algo muy característico en él, además de trabajar hasta catorce horas diarias y llevar una gran relación con los trabajadores, y con todas las fuerzas vivas del municipio de Mulegé, donde resalta su gran afinidad con los niños y la juventud, pero también su gran pasión porque la gente mayor viva bien, al menos con calidad, de ahí los programas de apoyo para construir anexos a las viviendas más vulnerables y, los préstamos a la palabra –con recursos propios-, a diferentes organizaciones productivas y comerciales de la municipalidad.

 Siempre ha sido su preocupación las obras de infraestructura, lo demostró siendo diputado y por esta razón es que lo vemos dirigir los recursos en esta clase de acciones, destinadas mayormente a vivienda, deporte y servicios básicos como drenaje, agua potable, así como pavimentación superando hasta hoy, a cualquier administración en la historia del Municipio de Mulegé en la inversión de obra pública con recursos propios y en la consecución de programas que impactan directamente en la infraestructura, urbana y rural. Son ya muchas las obras que Felipe Prado Bautista ha construido por toda la geografía municipal. Si bien es cierto que, algunas de ellas, le han generado el reclamo de unos cuantos (en Guerrero Negro por ejemplo, donde solo un grupito de personas que brincan de partido en partido y de gobierno en gobierno originaron conflictos que muy pronto se desvanecieron, aunque siguen respirando por la herida),  pero se ha llevado las palmas por quienes en su mayoría le reconocen el esfuerzo.

Quizás Guerrero Negro, sea la comunidad que más inversión municipal ha recibido en este ejercicio de gobierno, mientras en el pasado, solo se construyeron elefantes blancos y, nadie dijo nada.

El Alcalde de Mulegé, goza de una excelente relación con asociaciones, grupos, sectores económicos y sociales de todas las regiones del municipio y esto  le han valido para obtener resultados porque el trabajo colaborativo, en equipo y de mano con la sociedad es su vocación. De otra manera, sin esa gestión profesionalizada, su buen manejo de los recursos del pueblo –y para el pueblo  como suele expresarlo-, no podría haber logrado lo que nunca lograron quienes desviaron los recursos hacia una nómina que –según ellos-, les aseguraba de nuevo el poder.

Prado Bautista le apuesta por cerrar de manera contundente su administración, con más obras y más resultados, situación que no estamos muy lejos de verlo y, que muy pronto, seguramente seguirá dándonos sorpresas  que  serán buenas para todos los muleginos.

Mosaico Político

La desesperación los está llevando a enseñar sus verdaderas intenciones… “en política la forma es fondo” dijo alguna vez Don Federico Reyes Heroles, en una frase que –en el mundo de la política-, todo mundo “la cacaraquea” pero que nadie la lleva a la praxis… en este contexto, es increíble cómo están saliendo aspirantes a puestos de elección popular hasta de por debajo de la piedras… si bien es cierto que, siendo mayores de edad y siguiendo las normas de una buena conducta, todos podemos ser votados según nuestra legislación electoral, hay quienes la ambición por el poder los ciega y tuercen el  camino pateando el pesebre y lanzando –de manera pueril y predecible-, indirectas que no le van bien a sus débiles discursos de “toma y daca”… un trabajo político no se construye de la noche a la mañana. Muchos ejemplos locales se han quedado en el camino por seguir equivocadamente esta premisa. Construir una carrera política es un largo y sinuoso camino que no se compara con otros andares… lograr una nominación por capricho o, por que llevas una alocada carrera de apenas cien metros, solo te pone en evidencia en el sentido que no has madurado… menos, si no tienes sentido de pertenencia un grupo, un partido o a un proyecto político… la demencia siempre  ronda entre los imbéciles (FZM)

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Zoila Piedra
Zoila Piedra
3 months ago

estimado Pipi la palabra imbecil en pluma de un periodista es tan fuerte que te rebaja a ese nivel. todo mundo tenemos derecho a aspirar a un servicio publico, eso es diferente a tener aspiraciones políticas solo un imbécil con mucho maíz en el buche no puede ver la diferencia. colgado del hilo de la administración actual te lanzan como zopilote a atacar. las calles de todo el municipio de Mulegé están intransitables, llamas obras a arrojar tierra en los baches? esto a que costo? el sistema de agua potable es el mas deficiente que en muchas administraciones pasadas. no… Read more »

Efra Patinho
Efra Patinho
3 months ago

No puede ni pagar la nómina completa y a tiempo…