Por lo pronto en tierras cabeñas las denuncias continúan.

Le cayó el chahuistle a Armida Castro

Como era de esperarse, el cuestionable proceder de la alcaldesa de Los Cabos, Armida Castro, tuvo ya sus consecuencias.

Es el caso que a la señora el día lunes 5 de octubre, le acaban de anunciar la suspensión por un lapso de 6 meses de sus derechos partidarios en Morena, hasta abril del 2021.  Lo que quiere decir que no podrá participar en los procesos internos de su partido para contender por algún cargo de elección popular durante este tiempo.

La resolución de la sentencia fue emitida por  la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena en el expediente CNHJ-BCS-386/19. Donde se le acusa de falta de probidad.  (La Real Academia de la Lengua, define que la probidad es honradez, integridad y rectitud en el actuar, y que la ausencia de ésta, en la legislacion de algunos estados, es causa de rescisión de contrato en una relación laboral.)

La sanción a la que se ha hecho acreedora Castro Guzmán deriva de un acto de nepotismo plenamente comprobado, cuando  metió en la nómina del OOMSAPAS, con la categoría de “técnico en aviación” a su hijo, David Dimas Castro, con un sueldo quincenal de $10 mil 135 pesos, percibiendo sin trabajar esos honorarios del 1 de febrero al 24 de mayo del 2019.

Todos podemos recordar las irrisorias justificaciones que en su momento  Armida argumentó en su defensa y que fueron desde aquellas en que acusaba guerra sucia en su contra hasta el hackeo del sistema del organismo operador del agua potable para “plantar en la nómina a su hijo”. Incluso acusó de haber cometido ese delito a Cecilia Soto, funcionaria de la dependencia, a quien finalmente corrieron de su trabajo por andar metiendo en contra de su voluntad, como  aviador, al hijo de la señora presidenta.

Este castigo, sin precedentes en la vida política de nuestro municipio, pone de manifiesto la gran cantidad de irregularidades, por decirlo amablemente, que la señora Castro ha cometido como funcionaria pública.

Recordemos que en plena campaña electoral  cuando Castro Guzmán contendía para ocupar la presidencia municipal en el 2018 por Morena, se hizo pública una demanda en contra suya de parte del gobierno de Arturo de la Rosa en el expediente (SJC/953/TUR/2015) por el delito de ejercicio abusivo de funciones al registrar a su nombre la patente Hecho en Los Cabos y/o Made In Los Cabos, en el año 2015.

Siendo Armida Castro directora de Vinculacion y Fomento empresarial en el XI Ayuntamiento, se le pidió que registrara a nombre del municipio la marca, en apoyo a los productores locales, lo cual hizo pero se apropió para sí, el nombre y el logo correspondiente.

Al poco tiempo, Arturo de la Rosa otorgó el más amplio perdón a la demandada, y ésta fue exonerada de cualquier culpa y se quedó muy contenta con la patente en disputa. Sorprendentemente, meses después, Armida Castro, anunció que no habría auditoría forense en contra de la administración de Arturo de la Rosa.

 ¡Qué bonita familia!

Hasta la fecha si ustedes revisan el portal en internet del Instituto Mexicano de la Protección Intelectual, ahí podrán comprobar que la marca Hecho en Los Cabos continúa a nombre de Jesús Armida Castro Guzmán. Aquí les dejo la liga.

https://acervomarcas.impi.gob.mx:8181/marcanet/vistas/common/datos/bsqDenominacionCompleto.pgi

Y si alguien quiere usar el nombre Hecho en Los Cabos, pues le tendrá que pagar regalías a la señora Castro Guzmán.

Por lo pronto en tierras cabeñas las denuncias continúan sobre diferentes funcionarios municipales por corrupción, nepotismo, ineptitud y otras linduras que suceden un día sí y otro también.

Así se gobierna en tierras cabeñas en los tiempos de “no robar, no mentir, no traicionar”.

Y que siga la mata dando.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Vicdrian
Vicdrian
20 days ago

Un día ella excluyó al partido del gobierno, hoy el partido le excluye a ella… BRAVO…