Estás un lado de la cocina.

La Jacaranda

 Llegué el día primero de mayo de hace algunos años a la Casona de Piedra de Arnulfo Sui Qui García, en la pequeña comunidad de San José de Magdalena en el Municipio de Mulegé. Por las mañanas y tardes todavía hacía frío ya que por aquellos lares el clima es templado en esa estación del año (primavera), aunque por las comunidades de la sierra hace más frío que calor; por las tardes en compañía de otros compañeros, Arnulfo preparaba un té (de lo que fuera) que tomábamos gustosos. Muy luego advertí un árbol que está un lado de la cocina, entrando a la izquierda. Lo advertí porque es un árbol peculiar; sus flores de un azul intenso entre morado y lila brillante, Cuando llegué ya había floreado, incluso, algunas teñían el piso, sin poder dejar de observarlo, pintado en color magistral.

Luego pregunté a Arnulfo el nombre. Se llama Jacaranda y mi madre lo plantó hace muchísimos años, me dijo.

Por las tardes, después de la faena, debajo de la jacaranda me ponía a repasar los apuntes y la grabación…parecía que la sombra del árbol me transportaba a una quietud y relajamiento que me ahuyentaban el cansancio. Todos los días me “recostaba en la sombra de la jacaranda”.

En una de las tantas visitas a Cachanía observé a la derecha de la entrada de la iglesia un árbol muy parecido a la jacaranda Josefina. La observé a distancia y no pude apreciar sus hojas, incluso no estaba en floración y las pocas que tenía eran de color amarillo seco. No observé más.

Al decidir hacer el presente artículo sobre la jacaranda de San José solicité a varios Cachanías investigaran si el árbol de la iglesia es Jacaranda o cómo se llama. Nuestra sobrina Marina Murillo de inmediato nos contestó diciendo que no es jacaranda, que se llama Amapa. Lo investigué en internet y resultó que sí hay uno que se llama así, muy parecido al árbol Josefino, pero sus flores generalmente son de color amarillo. Originario de México hasta Ecuador. Árbol nacional de Venezuela, usado para curar anemia, dolor de abdomen y estreñimiento. Por lo resistente de su tronco, es usado para fabricar muebles, pisos, durmientes y artesanías.

Ese es el árbol a la entrada de la iglesia. Me sorprende que no hayan plantado más, por lo bello de su follaje.

Entre los meses de marzo a mayo, la amapa”, logra espacios únicos, bellos y románticos para aquellos enamorados, por todas partes surgen estos puntos grandes que florecen en su mayoría rosa, pero también hay blancos, naranjas y amarillos; los vemos en banquetas, camellones y en parques. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Sobre la jacaranda se sabe poco. El florecimiento anual esa mediados del mes de marzo es el anuncio del inicio de la primavera. Es un árbol que absorbe elementos nocivos del aire, como el plomo. Aunque no es nativo de la Ciudad de México, encontró en ella un verdadero hogar.

En realidad, se sabe muy poco sobre la llegada de este árbol icónico a la capital mexicana. Sin embargo, lo que sí conocemos es su historia. Su nombre es un derivado de‘yakara’na’, de origen tupí, lengua nativa de Brasil, lo cual nos habla de raíces sudamericanas.

Los árboles de jacaranda se han convertido en un símbolo de México al pintar de violeta sus calles durante la primavera. Sin embargo, su origen está lejos de nuestro país y fue gracias a dos japoneses que esta planta llegó aquí. Las jacarandas son originarias de Brasil y Paraguay, que llegaron a México a inicios del siglo XX gracias a los migrantes japoneses Tasuguro Matsumoto y su hijo Sanshiro Matsumoto.

La de la Casona de Piedra, está allí, vigilando el arroyo y los sueños de Arnulfo Sui Qui. No se sabe cómo llegó a San José.

Sus flores son acampanadas y bellas. Sería interesante plantar una un lado de la Amapa, de la iglesia.

Alea Jacta est. 10- 04- 2021

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments