Narciso Agúndez, una biografía no autorizada

17 de Octubre

Hoy hace cinco años que Narciso Agúndez Montaño terminó su mandato como Gobernador de BCS. El día 17 de octubre del 2008, tres años después de haber tomado posesión y nueve días antes de su quincuagésimo cumpleaños, para el cuál tenía preparado un fiestonón, su gubernatura se estrelló en el Cerro de Los Frailes, Nuevo León, cuando el avión Cessna del Gobierno del Estado chocó contra la montaña, llevando como único pasajero al economista Nabor García Aguirre.

Los días que siguieron al trágico suceso fueron para Narciso una pesadilla. Lloroso, apesadumbrado y completamente perdido, no acertaba sino a decir incoherencias y a escucharlas de su círculo más íntimo de amigos, ese que no reunía ni un gramo de cerebro entre todos, aunque le era incondicional. No acertó esos días más que hacer pendejada tras pendejada. Y eso le costó la gubernatura, pues nombró como Secretario de Finanzas a quién desde entonces nos gobierna en Baja California Sur.

Hoy hace cinco años (menos unos días) que desde la Secretaría de Finanzas un individuo extraño a Baja California Sur, con probada mala fama desde antes, hace y deshace a su antojo en el Estado, sin freno ni cortapisas, rodeado por sus incondicionales y “supervisado” por un analfabeto ranchero al que parece que le vale madres lo que pase, salvo satisfacer los caprichos de su nena. Nos gobierna un sujeto que se ha hecho millonario en dólares, con avión Jet propio y casas en todas partes, incluyendo San Diego. Un sujeto que decidió entre dos hombres como posibles gobernadores y eligió al más dócil. Un sujeto que, sobrado de si mismo, afirma: “o Carlos se alinea o va Pancho”.

Monterrey le es adversa a Narciso. Allí se estrelló su gubernatura y desde allí Ramírez lo mandó a buscar, y lo trajo con las manos amarradas en la espalda. Ahora, botado fuera de la administración por los mismos que encumbró, desprestigiado por las pillerías que cometieron él y sus “cuates” que siguen manoteando el dinero del Estado, Narciso calla y rumia su venganza.

Si hay segunda edición, actualizaremos los hechos.

(Tomado del “Prefacio a la primera edición” de Narciso Agúndez, una biografía no autorizada)

¡Comparte!

* * *