Afortunadamente el mundo está cambiando y con él nuestro país.

Joto y marihuano, pa acabarla de fregar

Yo vengo de una época en que fumar marihuana y ser homosexual era una de las cosas muy mal vistas por la sociedad. Pertenecer a una u otra categoría, o peor aún a ambas, era motivo suficiente para ser señalado con índice flamígero por la “gente decente”

De esto puedo hablar en primera persona, pues yo mismo en mi adolescencia, sufrí este escarnio, por el tema de la marihuana, – aclaro-.

Pues les decía mis queridas lectoras, lectores, que, siendo estudiante de segundo grado de secundaria, padecía y aun padezco de una conjuntivitis alérgica, que me provoca un enrojecimiento agudo de los ojos. Y como ustedes sabrán los ojos rojos, son uno de los síntomas comunes que se presentan al estar bajo los efectos de la vilipendiada hierba que nos ocupa en esta ocasión. Pues el caso fue, que a la señora directora de mi escuela se le metió en la cabeza pedir mi expulsión de esa institución bajo la acusación falaz de que yo era un “marihuano”. Cosa por demás falsa. Fue gracias a que mi madre confrontó a la acusadora y la obligó a retractarse de sus alegatos, que pude continuar con mis estudios en esa escuela.

De igual forma la percepción que hoy se tiene sobre las preferencias sexuales, está cambiando y aunque aún falta mucho camino por andar, poco a poco la defensa de estos derechos humanos va ganando terreno en la sociedad.

Afortunadamente el mundo está cambiando y con él nuestro país. La aprobación del Senado de la República esta semana de despenalizar el uso lúdico de la marihuana, permitirá a las autoridades hacerle frente al grave flagelo del narcotráfico desde una perspectiva diferente, y tal vez, les permita a miles de personas involucradas hoy en la producción, trasiego y venta del enervante salir de la ilegalidad e incorporarse a la actividad económica de forma legal y abandonar los caminos de la delincuencia. Esto sería un gran avance para ir terminando con los trágicos efectos que nos heredó la alocada guerra contra el narco cortesía de Felipe Calderón.

La decisión histórica de nuestros senadores igualmente puede abrir enormes oportunidades de desarrollo económico para las comunidades, especialmente en zonas turísticas.

Habrá que ver como se terminan de implementar las letras chiquitas de la ley.

Por lo pronto, si antes fumar marihuana y ser homosexual se consideraba un defecto, ahora al parecer será requisito indispensable para pertenecer a ciertos círculos sociales.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments