La ciudad del canal.

Fundación de Guerrero Negro  ( I )

Voy a transcribir parte del capítulo III de mi novela La Ciudad del Canal, ya que por internet leí que Guerrero Negro se había fundado en el mes de enero de 1954. Dice el texto, que cumplió 66 años y cumple 67 años el próximo 7 de abril.

Y transcribo el inicio del Capítulo III porque cuando escribí la novela tuve a la vista el acta levantada ese día. (siete abril 1954) El Bibí Ibarra me mostró un documento en el que se especifica la fundación teniendo como testigo a los pioneros que iniciaron los trabajos ese año de 1954. Ni modo que haya inventado los nombres verdaderos que aparecen en este capítulo;

III

 Después de la cena generalmente nos quedamos algunos a platicar pues no hay nada qué hacer. Muchos se van los sábados a Las Bombas al igual que los de las carpas. Ayer comentamos la plática de que Luis Castro, el Bibí Ibarra, el Prieto Castro y Pancho Fisher platican con gambusinos de El Arco y algunos rancheros de La Prosperidad y Miraflores y les comentan que hay leyendas que hablan de barcos piratas que llegaban a la Bahía Sebastián Vizcaíno y a las Lagunas cercanas a la costa para enterrar sus cargamentos de oro y plata, como botín ganado en batallas con otros barcos. Les dicen que la más repetida es la que señala que el barco llamado Black Warrior encalla y se hunde en la laguna que lleva el nombre de Guerrero Negro, mismo nombre que se da a la población que es asiento de la empresa salinera. Algunas veces han ido con Don Miguelito y el Pima, tal vez los pobladores más viejos de esta región, y curiosamente dicen que nunca habían oído hablar del barco Guerrero Negro y mucho menos de que hayan enterrado tesoros. Que alguien la inventó para tener pretexto y poner el nombre a la población.

Me contrato bajo las órdenes del Gerente Arthur Mckarthy; veo la lista como de unos 40 más.

Nos integran en algunas brigadas; me toca en la de los carpinteros y ayudantes. En el comedor del Salón de Usos Múltiples nos pagan el primer sueldo y el primero de la fila es el Gerente Arthur Mckarthy. Le siguen Francisco Barnes, Jesús Ponce, Víctor Abarca, Chula Urías, Guadalupe Villavicencio, Victoria Ramos, Raúl Robles, Oscar Fisher, Salvador Martínez, Francisco Fisher, José Luis Ibarra Quezada, Eugenio Ceseña, León Valladolid, Fulgencio Warner, Luis Castro, Ernesto López, Salvador López, Jesús Ruiz, Antonio Ojeda, Jorge Ruiz, Ignacio Villavicencio, Jesús Osuna, Manuel Osuna, Antonio Osuna, Loreto Ceseña, Reyes Flores, Cristino Mora, José Urías, Francisco Ramos, Guillermo Ibarra, Enrique Ibarra, Félix Villavicencio, José María Villavicencio, Rafael Arvizu, Ramón Warner, Manuel Peralta, José García, José Real, Arturo Castro y Raudel Tártaro, mi nombre. Llenos de contento, a pesar del clima extremoso y el viento feroz del norte, de los Niños de la Tierra, que dicen que son muy venenosos, festejamos esa noche el primer sueldo de la primera nómina de la naciente empresa propiedad del naviero Daniel K. Ludwig. Cuando se paga al último de la fila, que soy yo, el gerente pide la atención para informar:

– Mañana domingo, a las once y antes de la comida estará con nosotros el ciudadano Daniel K. Ludwig acompañado por un notario de Ensenada para protocolizar bajo Acta Notarial, la fundación de Guerrero Negro.

A las once de la mañana puntualmente se presentan el dueño de la empresa y el notario público. Después de las palabras del gerente y el dueño, toma la palabra el notario para leer el acta.

– Teniendo como testigos a los trabajadores, (lee el nombre de todos y cuando escucho el mío,  la piel se me pone de gallina) al ciudadano Daniel K. Ludwig, dueño de la Empresa Exportadora de Sal, Sociedad Anónima, al gerente de la misma, Arthur Mckarthy, al ciudadano Arturo Castro, como representante personal del General Agustín Olachea, Gobernador del Territorio de Baja California Sur, siendo las once con 40 minutos de este día siete de abril de 1954, declaro oficialmente esta fecha como la Fundación de Guerrero Negro.

Vienen los aplausos y los abrazos. Yo, alejado un poco pienso: “ahora sí existimos, somos algo y cuando menos tenemos una fecha”.

Como la ciudad salinera nació anárquicamente seguramente la fecha de fundación haya pasado sin consignar en algún documento. Por internet y en “Crónicas de sal y arena” se lee:

Abril 7 de 1954

“Otorgamiento de concesión de 39,995 hectáreas por parte del Gobierno Federal a la Empresa Exportadora de Sal, S.A. de C.V. e inicio oficial de las operaciones para la producción de sal por evaporación solar. Primer Gerente General de ESSA, Sr. Arthur Mc Karthy.”

En uno de tantos viajes que realicé a Guerrero Negro me invitaron al Salón Fundadores, del sindicato a su fiesta de aniversario. Fue un 21 de octubre. Asistí y me di cuenta que junto con la fundación del sindicato festejaban la fundación de la ciudad, es decir, juntaron las dos fundaciones, pero Guerrero Negro oficialmente se fundó el 7 de abril de 1954. Así lo certifica el documento que me proporcionó Bibí Ibarra y lo apuntado por “Crónicas de sal y arena”.

Guerrero Negro se fundó el siete de abril de 1954 y, el sindicato el 21 de octubre de 1959. El primer secretario general fue: Alfonso Arroyo Cabello.

Alea Jacta Est- 25-01-2021

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments