Al leer Peninsular Digital hoy jueves encontré la colaboración de Pipi Zúñiga

Felipe –Pipi- Zúñiga. Mi vecino de columna

Al leer Peninsular Digital hoy jueves encontré la colaboración de Pipi Zúñiga, (vecino de columna) referida a la “libertaria acción” de los que un día fueron furibundos priístas, transformados al perredismo por “el verbo incendiario” de Leonel Cota. Por doce años “los luchadores sociales militaron” en el amarillo perredista. Los viejos izquierdistas se sumaron a la vorágine amarilla escalando puestos importantes en la administración. En doce años la izquierda –casi magisterial- fue pulverizada y sus cuadros emblemáticos se sumaron a la docena más corrupta que haya existido en la administración pública. Hace casi tres años que el gobierno estatal es “panista” ocupando algunos puestos los defensores de Leonel y Narciso. Los renegados del PRI han vuelto al partido colocándose en el ayuntamiento  paceño codeándose con “viejos cuadros perredistas”. El compañero Pipi eslabona una magnífica crónica referida a esta cruda historia política de la entidad en la que hay funcionarios que han portado las tres camisetas… ahora son panistas y después de 2015 serán del gobernador y alcaldes que ganen. Desde el gobierno perredista se “inventó” este síndrome. No hay militancia ni pertenencia; no hay ideología ni principios… hay cinismo y corrupción.

Bajo esta óptica me llamó la atención un comentario a la colaboración de Pipi Zúñiga. Dice: “siempre he tenido mis dudas acerca de la existencia (de la verdadera) izquierda sudcaliforniana”. Seguramente la duda le viene porque la verdadera izquierda recorrió la entidad desde la década del 70, -hace ya más de 43 años- adquiriendo presencia importante en la lucha magisterial honesta y vertical desde 1980 hasta la irrupción de Leonel y el PRD en la vida política de la entidad. En ese período de 30 años la izquierda sudcaliforniana alcanzó votaciones importantes en las contiendas electorales, cometiendo, eso sí, el garrafal error de no ir unidos a las elecciones. Los votos de la izquierda, sumados, llegaban muy cerquita a la votación del PRI. Estamos hablando de: El Partido Comunista Mexicano (PCM), Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) formado por una corriente magisterial comandada por: Puchas Castro, Omar Castro, Mirna Verdugo, Tito Piñeda, Diana Von Borstel Luna y muchos cuadros más. Casi todos trabajaron con Leonel y Narciso y hoy se han refugiado en la SEP. Los poderosos dirigentes de esa izquierda, uno llegó a alcalde, y Paty, su esposa, a primera dama. Otro llegó a Secretario de la SEP y Diana actualmente es la segunda en ese organigrama. El Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) con el profesor Humberto César García, como parte de la dirección. El Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP) con César Piñeda en la dirección. El Partido Obrero Socialista (POS). Y otro grupo de maestros dirigidos a nivel nacional por Alejandro Gascón Mercado formamos el Partido del Pueblo Mexicano (PPM) del que fui candidato a alcalde en Mulegé en 1980. Fuimos el primer partido en la entidad que participó en una elección con registro condicionado. Ángel César Mendoza Arámburo fue el gobernador que abrió esa posibilidad. Logré 1445 votos contra 4400 del PRI. Obtuve el 23.40 % y con esos sufragios logramos el registro definitivo como partido local. Hasta hoy somos los únicos ya que el partido de los pilarillos es un partido patito. Con esa votación logramos un diputado local en la persona de Manuel Ortiz. Por acuerdo de la dirección colectiva cancelamos el registro para dar vida al Partido Socialista Unificado de México (PSUM) y en la siguiente elección (1984) colocamos en la diputación a Rubén León. Alejandro nos convoca y rompimos con el PSUM formando el Partido de la Revolución Socialista (PRS) Dimos vida a la Unidad Popular Sudcaliforniana (UPS) colocando a Tito Piñeda como candidato a diputado proporcional. El gobierno comete un pavoroso fraude y entrega la diputación al que encabezó la lista en el PSUM. Estamos hablando de la verdadera izquierda de 30 años de lucha. Leonel la destruyó. Mi correo: raudel_tartaro2@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: hoy no puedo afirmar que la verdadera izquierda exista. En 1994 rescatamos el PRD y lo dirigimos Carlos González y un servidor. Sin pecar de “yoista” creo que es el último intento –hasta hoy- de mantener la lucha por la dignidad, el decoro, la ideología y los principios. Los dirigentes de la “izquierda de hoy” abrevaron en la “escuela corrupta” de Leonel, Narciso, Porras, Víctor Guluarte, Víctor –Puchas- Castro y Rosa Delia Cota Montaño. ¿Quién se animaría a participar sabiendo que se encontraría con ellos, con Erasmo Castañeda, Omar Castro, Ricardo Geraldo y una cuadrilla de izquierdistas que nunca, pero nunca, lucharon por el bien común y hoy se aprestan a formarse a ver qué les toca en el festín de los miserables? Aclaro: luchadores honestos sí hay todavía. A lo mejor algunos andan en esa izquierda oportunista. Alea Jacta Est. 13-12-13.

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments