La historia se repite una y otra vez cada vez que se acercan las elecciones.

“Está muy flaca la caballada”

La historia se repite una y otra vez cada vez que se acercan las elecciones.

Con el proceso electoral para el 2021 a la vuelta de la esquina, el bitachero ya anda todo alborotado y estamos viendo aparecer a las mismas caritas de siempre apuntándose para competir en la contienda electoral. Algunos de ellos son políticos en desuso, que ya han sido antes funcionarios públicos y quieren volver a serlo, solo para incrementar su riqueza personal a costillas de nuestros grandes problemas. Otros, son los que enquistados en algún puesto de elección popular o de la administración actual aspiran a seguir ordeñando las arcas públicas.

Hablando de futuros candidatos, la verdad es que la caballada está muy flaca. Hasta hoy no vemos perfiles de candidatos que estén a la altura de nuestras grandes necesidades y calamidades. La mayoría de ellos se quieren postular ofreciendo solo un costal lleno de promesas huecas, de falsas ilusiones y pocas soluciones reales a los problemas de la ciudad.

¿Entonces de dónde sacamos otros candidatos que no sean los políticos de siempre?

Esos candidatos están entre nosotros, los mismos ciudadanos.

Para este proceso electoral debemos buscar a aquellas personas que han demostrado con el paso de los años que son individuos honorables, gente íntegra y honesta con sobrada capacidad profesional y técnica para llevar los asuntos de la administración municipal con éxito.

Este es uno de los municipios más ricos del país y es absurdo que nuestro atraso social sea comparable con lugares como Acapulco. Situación que nos exhibe como una de las peores ciudades del país en materia de urbanismo, movilidad, dotación de servicios públicos, educación y salud.

Los que hasta hoy nos han gobernado han sido incapaces de conducir los destinos de nuestra ciudad hacia una mayor prosperidad y equidad social.

Han hecho de la opacidad y la falta de rendición de cuentas de los recursos públicos una práctica cotidiana. Se dedican a colocar en puestos clave de la administración municipal a incondicionales, más en calidad de cómplices, que por sus habilidades profesionales y conocimientos técnicos. Lucran con las necesidades de la población como lo es el agua y la falta de vivienda digna.          Y ahí tenemos los resultados.

Nuestra ciudad, sucia, maloliente, desordenada, sin agua y con el drenaje corriendo por las calles es la obra de los que nos han gobernado.

Y todavía tienen la desfachatez de venir a postularse como candidatos, para que volvamos a votar por ellos.

Esto ya no puede seguir así.

Nos merecemos otro tipo de gobernantes. Ya no es posible transitar por la ruta del fracaso social y urbano.

Estamos destruyendo este lugar paradisiaco a un ritmo acelerado. Es preciso poner orden en el crecimiento de la ciudad que no tiene capacidad de darle cabida a tanta gente que llega a vivir sin servicios. Pero para hacer eso se necesitan mujeres y hombres capaces y honestos que garanticen un verdadero cambio.

Llegó la hora de levantar la mano como ciudadanos para participar en la contienda electoral y no permitir que nos sigan gobernando los políticos fracasados de toda la vida en Los Cabos.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments