Los adquirieron las delegaciones de QR, SLP, Morelos y Baja California Sur.

En el IMSS rechazan ventiladores en un estado y los compran en otro

Delegaciones del IMSS de Quintana Roo, San Luis Potosí, Morelos y Baja California Sur adquirieron 115 equipos que habían sido rechazados en licitaciones en otras delegaciones estatales por no cumplir con especificaciones técnicas y legales.

A pesar de que los requerimientos técnicos para ventiladores pulmonares son los mismos en todo el país, las delegaciones del IMSS compran ventiladores que esa misma dependencia ha rechazado en otros estados.

Es el caso de la delegación del IMSS en Yucatán donde rechazaron la propuesta de venta de ventiladores de la empresa Industria Electrónica Médica S.A. de C.V., pero que tres días después ganó un contrato en Quintana Roo. En ambas licitaciones se solicitaban especificaciones técnicas y legales idénticas, y aunque en Yucatán no cumplieron, en el otro estado se compraron 30 ventiladores a la empresa.

Algo similar ocurrió en San Luis Potosí, donde Industrias Sandoval S.A. de C.V. obtuvo un contrato del IMSS el 4 de mayo, pese a que días antes las delegaciones del IMSS en Yucatán y Veracruz habían rechazado la propuesta de la empresa porque sus ventiladores de origen chino carecían de registro sanitario de Cofepris.

En Morelos y Baja California Sur se replicó esta irregularidad. Las delegaciones del IMSS en esos estados compraron ventiladores de una marca que ha sido rechazada en 10 entidades por carecer del aval de las autoridades de Cofepris para atender a pacientes con Covid-19.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) detectó que en Quintana Roo, Morelos, Baja California Sur y San Luis Potosí se compraron 115 ventiladores de marcas que anteriormente habían sido rechazadas por otras delegaciones del IMSS con el argumento de que dichos productos no contaban con certificación de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios.

El caso de Quintana Roo

El 5 de mayo, la delegación del IMSS en Yucatán anunció los resultados de un proceso de adjudicación que buscaba abastecer los hospitales de ese estado con ventiladores para atender la emergencia de la pandemia. Pese a que varios proveedores presentaron propuestas, las autoridades del IMSS en Yucatán declararon desierto el procedimiento debido a que ninguno cumplía con los requisitos.

Este fue el caso de Industria Electrónica Médica S.A de C.V., una empresa ubicada en Mérida, fundada en 2002.

En el acta del fallo que quedó desierta se enumeran las distintas carencias técnicas y legales de los ventiladores de esta empresa entre las que resaltan falta de certificado de Cofepris y certificado de buenas prácticas de fabricación en ventiladores.

¡Comparte!

* * *