Es una guerra comercial y de influencia política.

El negociazo de las vacunas

En una desenfrenada carrera por apoderarse del mercado mundial de las vacunas anti COVID-19, se enfrentan hoy las grandes potencias, Rusia, Estados Unidos, China y Reino Unido, por lo pronto. Es una guerra comercial y de influencia política.

 Los demás países gravitan en torno a estos poderosos adversarios que han entrado en una fase de descalificaciones, zancadillas, puñaladas traperas y piquetes de ojos para tratar de minimizar las bondades o alcances de las vacunas de sus competidores.

Mientras tanto el resto del mundo trata de acomodarse al calendario ficticio de producción de los laboratorios para adquirir el tan ansiado fármaco, en momentos en que la pandemia se encuentra en su punto más álgido y todas las medidas aplicadas para contenerla han fracasado en la mayoría de las naciones, salvo algunas honrosas excepciones como Australia y Nueva Zelanda.

Las vacunas como ocurre con todas las mercancías en el sistema capitalista se van a comportar como lo hace cualquier otro producto sujeto a las leyes del mercado.  Viene a cuento puntualizar que solo existe el capitalismo como modo de producción predominante en todo el orbe.  Y es de no creerse, pero todavía hay algunos trasnochados de “derecha” y de “izquierda” que no se han enterado de que el experimento de setenta y dos años del socialismo y la instauración de la dictadura del proletariado quedaron sepultados bajo los escombros del muro de Berlín, cuando este se desplomó hace más de treinta años.

Esto tiene que ver con la idea de que muchos ingenuos piensan en que recibir una vacuna será de forma gratuita y universal. No señoras ni señores, no se hagan bolas. Todos y cada uno de nosotros tendrá que pagar por la vacuna, se la pongan o no.

Aquí en nuestro país, en tiempos de la 4T, esto se hará a través de aumentos al precio de servicios como la electricidad o la gasolina o de algún otro modo ingenioso que se le ocurra al SAT. ¿O ustedes creen que, así como así el gobierno de López Obrador va a desembolsar algo más de 60 mil millones de pesos para la compra y distribución de las vacunas que requieren los mexicanos? Ya lo veremos.

El pecio de las vacunas hasta el momento según datos publicados por el periódico “El Economista”, se desglosa como sigue; AstraZeneca, $ 3.50 dólares. Moderna, tiene un precio de venta entre los $ 23.6 y los $ 35.4 dólares y la Sputnick V cuesta $ 20 dólares.

Pronto empezaremos a ver que una forma clásica que usarán los grandes laboratorios farmacéuticos, para incrementar el precio de las vacunas, será provocar la escasez de estas.

Estos precios seguramente van a subir cuando la demanda ya de por si desbordada, llegue al punto de la desesperación donde podríamos especular que los precios puedan rondar los $ 75 dólares por vacuna. Ya se habla de esto en medios financieros.

Como siempre pasa, veremos aparecer mercado negro de vacunas, piratería, falsificaciones, robo del producto y todas esas delicias de la economía del libre mercado heredadas desde los tiempos, o antes, en que Jesucristo andaba echando a patadas a los mercaderes del templo en Jerusalén.  O en que los piratas españoles e ingleses se dedicaban a atacar navíos en el siglo XVIII.

Con un mercado tan grande como la población mundial, 7 684 millones de almas, las oportunidades de negocio son exponenciales. Y el dinero manda, aquí y en China.

¿Finalmente, que contiene una vacuna? 99,9 % es agua destilada y antígenos que no son otra cosa que virus inofensivos, modificados para ser reconocidos por el cuerpo humano para que éste genere defensas. Lo otro que contiene es tecnología, investigación científica y marketing.

¿Será buen negocio producir y vender vacunas?

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments