Carlos Mendoza Davis dejará de ser gobernador en un año.

Carlos Mendoza Davis dejará de ser gobernador en un año. Al contrario que otros gobernadores, toda la vida ha sido servidor público, así que, terminando su encomienda, no lo imaginamos montando un negocio y poniéndose al frente: ¿Tortas Picore? ¿Rancho Mendoza? ¿Hotel Davis? ¡Por Dios, no suena!

¿Qué han hecho otros gobernadores terminado el mandato? Seguir en la grilla, pero en chiquito. Marcos Covarrubias siempre fue un ranchero quebrado, pero ahora, y gracias (según dice Narciso Agúndez) a la Tesorería del Estado de Baja California Sur, es un próspero hacendado con cuentas bien cargadas. Ya no tiene La Nena Helena que vender refrescos en la tiendita que tenía, ahora mejor luce joyas y se cuelga hasta el molcajete; de nada que preocuparse. Parece que sigue grillando, pero en voz bajita, pues le tiene miedo a las cuentas que dejó en Tesorería y no quiere llamar  mucho la atención; dicen que su caballo es su sobrino Pelayo, y que lo está apoyando. Más bien creo que su caballo no pasa de burro, pues en sus propias palabras «nunca fue afecto a la lectura». Sin el apoyo de Felipe Calderón, Pelayo es cadáver político insepulto.

Narciso es rico propietario, con muchos bienes inmuebles, y no precisamente en las invasiones que ha promocionado; creo que hasta le quedaron unos terrenitos en Pedregal que antes fueron propiedad del Estado de BCS y que le costaron el uniforme amarillo en el «Rejas Hilton» paceño. También se la pasa mucho por Cerritos, no sé si por unos condominios bien grandes o por una casa chica. El Chicho sigue además en la grilla, pues ya sabe cómo “recaudar” para campañas, y al que recauda, algo del caudal le queda. De paso, sigue “comisionando” contratos por medio de sus hijos y la Jesús del Gran Poder del Ayuntamiento. ¡Lástima que el pobre Narciso esté en la lista de los diez personajes más odiados del Presidente López Obrador! (¿qué, diez? ¡tres! Peleándole el primer puesto a Felipe Calderón). Y a quien se le acerca, le pega la maldición, como al Puchas, que por esa «amistad» lo están bajando de la candidatura. Tiene su corazoncito y espera que su hijo Christian (el de las Micheladas y del asesinato de Jonathan) escale poco a poco. A meter las manos en la caja de OOMSAPAS parece que ya lo enseñó, por ahí dicen.

¿Y Leonel? Leonel con lo que se llevó pudo haberse financiado un hipódromo para él solo, pues a él le tocó vender el Mogote y los terrenos de Pedregal de La Paz a los Díaz Rivera, entre otras curiosidades. ¡Lástima de apuestas perdidas en parejeras! …Ni modo. Y como en México Capital no le hacen mucho caso, por aquí sigue haciendo grilla, apostando por colocar a Rubén, y de paso a sus vástagos en las ubres presupuestales. Y claro, ¡seguir apostando en las parejeras!

Del Memo Mercado mejor ni hablar. Como momia lo sacan los del PRI de vez en cuando para que le dé el aire. El resto del tiempo dicen que se dedica a la esgrima: Dar sablazos a los que se dejan. Parece que quedó atarantado después de su paso por el Hotel CERESO. Ni lana ni prestigio le quedó de su sexenio.

Vaya desgracia tenemos, ninguno de los cuatro ha vuelto a trabajar como los demás hacemos. De una forma u otra, los seguimos manteniendo.

¿Y nuestro gobernador? Carlos Mendoza Davis, después de tomarse un descanso (o sin tomarlo) tiene dos caminos: Dedicarse a la política en serio, o retirarse como sus «loosers» predecesores.

Si gana las elecciones su candidato a la gubernatura ya lo tendremos encaramado en la política nacional. Sin duda, en un partido hecho pedazos, como lo es el PAN, puede ser el gran elemento cohesionador de todas las corrientes, incluyendo los tristes felipistas que se quedaron sin su trago de México Libre. Tiene tablas y cabeza, por eso no se salió de la CONAGO. Ya sería hora que tuviéramos otra vez un político de talla nacional, que no nos toca desde el General Agustín Olachea. Piernas para ser charro tiene. Creo que es demasiado joven para irse a su casa a ver como la vida transcurre a su alrededor, e intrigando en la terraza de «La Perla».

Doble contra sencillo que está calibrando su carrera nacional. El primer paso es ganar la gubernatura y al menos una diputación federal (tirándole a las dos).

Acepto apuestas (por si Leonel se anima).

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments