53 sesiones al año.

De iniciativas a “wuevonadas”

Hace unos días se presentó al Congreso del Estado una iniciativa para que los diputados duraran seis años en cada legislatura en lugar de los tres que se estila a nivel nacional.

La iniciativa causó algún revuelo por lo descabellado de ésta. Los diputados la enviaron de inmediato a la Comisión respectiva que de un día para otro la desechó por improcedente (imprudente diría yo).

Los diputados de cada legislatura sesionan dos veces por semana, es decir, ocho veces al mes. En cada período legislativo –de un año- tienen dos recesos de tres meses cada uno, es decir seis meses o 180 días.

Los dos períodos de receso dan 180 días.

Más 22 días de cada mes dan 132 días sin asistir a sesiones.

Ciento ochenta días más ciento treinta y dos dan 312 días sin asistir a sesiones.

Por lo tanto, los diputados locales no asisten a sesiones trescientas doce veces y asisten solamente cincuenta y tres veces en el año, es decir, el 14.5 %.

Ante esta cruda y lastimosa realidad hubo quien se animó a presentar la iniciativa para que permanezcan seis años o un sexenio. ¿Por qué no se presenta la iniciativa para que asistan a sesión de lunes a jueves y los períodos de receso solamente sean de un mes?.

Los diputados argumentarán que tienen sesiones extraordinarias, visitas a sus distritos, presentación de iniciativas, etc, etc,

Lo cierto es que faltan a sesiones y nunca visitan sus distritos más que cuando viene el año electoral. Ya andan algunos repartiendo despensas gusanosas pisoteando la conciencia popular ya que el voto de un ciudadano no vale una despensa o apapacho.

La ciudadanía pensó que con la narrativa de López Obrador, verdaderamente los candidatos harían valer la palabra empeñada del presidente… la realidad es otra en el congreso local: desde el inicio de la legislatura se la han llevado en pleitos por el poder y control. Andan desesperados buscando otro hueso. En el PRI, el PAN y PRD el enfrentamiento por el poder era igual aunque no tan descarado. Hoy los que quieren ser precandidatos ya reparten despensas y pagan publicidad.

En época de cigarrones hay periodistas a los que les va muy bien, demasiado bien… Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com.

PASEMOS EL RUBICÓN: en sexenios y trienios pasados también la guerra por el poder se daba… también había despensas y precandidaturas mentales. También pagaban publicidad… antes había espectaculares y hoy también… nada ha cambiado. Recuerden la bajeza por la presidencia nacional de Morena. A Porfirito lo acusaron de acosador. Antes Ricardo Monreal que quiso ser jefe de gobierno y al no lograrlo amagó con dejar el partido… todo sigue igual. ¿Quién pondrá orden?

Con la famosa iniciativa de seis años, en un día la mandaron a comisiones. ¿Por qué no resuelven la Ley de Movilidad y el nombramiento del Fiscal Anticorrupción? Todo sigue igual a nivel local.

Ya miraremos cómo les va a Víctor Castro y Rubén Muñoz…¿De qué se irán a acusar? ¿Quién repartirá más dádivas? ¿Quién acarreará más mafiosos y oportunistas inmorales?

Alea Jacta Est- 10-11-20-

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments