Cayó de mi gracia totalmente la OMS.

Cubrebocas, entre necios te veas

Cayó de mi gracia totalmente la OMS, Organización Mundial de la Salud. Ya los traía entre ojos desde enero, por lo lentos que se vieron para declarar la pandemia y poner en alerta a todo el planeta sobre la amenaza que se nos venía encima.

Por no verse alarmistas ni desatar el pánico de forma innecesaria, decían ellos, no querían declarar nada hasta estar seguros de lo que estaba pasando en China, pero los muy talegones solo se apersonaron en el país asiático casi un mes después de que se hiciera pública la propagación del virus en la ciudad de Wuhan. El pretexto de la OMS para justificar su inacción fue que el gobierno chino les aseguraba que el virus estaba controlado. Meses después reconocieron esta falla en su proceder. ¡Pero ya para que dijo el sapo!

Otra joya en el largo collar de desatinos de este organismo internacional de la salud es el referente al uso de los cubrebocas.  Hace apenas unas semanas que la OMS, aceptó la posibilidad, como posibilidad solamente, de que el coronavirus también se pudiera propagar a través de los aerosoles, que son las micro gotículas de saliva que quedan suspendidas en el aire. Esto lo hicieron a regañadientes y sobre todo a partir de la presión que les metieron nada más que 239 científicos de 32 países. Ello significa, amiga lectora, lector, que, si se está en una habitación cerrada, como el caso de un banco, el elevador, una cafetería, salón de clases etc. y hay alguien portador del Covid-19, y usted no usa cubrebocas, ahí puede pescarse el mortal virus que anda alegremente flotando en el ambiente

Pero no es solo el cubrebocas lo que debemos usar, también deben de portarse lentes o careta protectora pues está demostrado que los ojos son otra vía de acceso a nuestro organismo usada por el inquieto e ingenioso patógeno.

Yo no entiendo cual es a necedad de los dos López.  López Obrador y López Gatell- por no promover una amplia campaña de difusión entre la población sobre estas medidas de protección. (Digo, ni siquiera le cuesta esto al gobierno, ya ven que con eso de la austeridad republicana no se quería gastar en pruebas de detección del virus porque no servían para nada según el vocero oficial del Covid-19, como se dijo en la conferencia mañanera el día de mi cumpleaños el 16 de marzo)

Los tres países del continente americano, USA, México y Brasil, con presidentes más reacios a tomar en serio la pandemia se disputan ahora los primeros lugares a nivel mundial en muertes por el dichoso virus.

Y curiosamente también han sido estos gobernantes los que se han aferrado más a desestimar el uso de los cubrebocas.

Lo único que a los ciudadanos nos queda por hacer, es “mandar al diablo a las instituciones” como dijera Obrador en el 2006, y seguir el criterio común.

Si yo estoy contagiado, con síntomas o sin ellos, y uso cubrebocas, se reduce en un 90% la posibilidad de que propague el virus con mi saliva. Si usted está sano y usa cubrebocas y anteojos protectores se reduce dramáticamente el riesgo de contagiarse. Luego entonces, si además de la sana distancia, usamos anteojos protectores, mascarillas, nos lavamos las manos y desinfectamos las superficies estaríamos atacando de frente la propagación del virus.

¿Qué tan difícil puede ser para López Obrador y López Gatell, decir esto? El presidente sigue imponiendo el ejemplo de su fuerza moral para no usar la mascarilla, hasta regañó públicamente y en transmisión nacional este 23 de julio en la mañanera al Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, por atreverse a proponer el uso masivo de las mascarillas.

Pues amigas, amigos, al diablo con las autoridades, nosotros como ciudadanos debemos usar las mascarillas, lentes protectores y cuidarnos unos a otros.

 De los políticos no podemos esperar mayor cosa.

Ya saben ustedes que ellos, para necios se pintan solos.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments