¡Sí señores! La hoz y el partillo tienen planeado golpear y desgarrar este nuestro hermoso país.

Crónicas de los tiempos del Covid / ¡Tiembla la conjura comunista!

Queridos conciudadanos, en estos benditos tiempos de globalirismo y neoliberalización fue por demás grato para el que esto suscribe toparme el día sábado a medio día un grupo de patriotas nacionalistas que sin temor a represalias –ni al ridículo-  salieron a denunciar y protestar contra la conjura comunista bolchevique pro soviética que se cierne sobre nuestra suave  patria. ¡Sí señores! La hoz y el partillo tienen planeado golpear y desgarrar este nuestro hermoso país, que es chinampa en un lago escondido, cenzontle que busca donde hacer nido a la luz de los cocullos, pero gracias a este puñado de valerosos hombres y mujeres que conducían igual número de vehículos,  124 según datos de la KGB, yo solo conté 28 sobre la 5 de Febrero, pero bueno, a lo mejor la Dirección Federal de Seguridad emplea el modelo centinela y lo multiplica por tres, eso no importa, con menos asaltaron el cuartel Moncada,  armados de valor, de aire acondicionado y cubrebocas, ventanas arriba y claxones que al ser activados por esas revolucionarias manos  retumbaban fragmentos de melodías de Wagner, de Richard Strauss, supongo que por alguna orquesta dirigida por Von Karajan para no desentonar con el supremacismo, sin chofer, las mujeres sin alaciarse el pelo ni retocarse el manicure,  así bajo estas infames condiciones pudo más su amor por esta tierra, por este cuerno de la abundancia y por este brazo descarnado de la  patria y renunciando a un desayuno en el Dock o en el Hotel Perla, sin importarles nada salieron a desenmascarar las viles intenciones que desde Porfirio Díaz ya venían denunciando y que el Zar Nicolás II adelantándose al ascenso del comunismo pretendía poner en marcha; la conjura existe y es terrible, así como también existió durante el periodo de Huerta y Lenin, de Cárdenas y Stalin, de López Mateos y Nikita Jrushchov y desde luego qué podemos decir de estos próceres incomprendidos de la nación que fueron Díaz Ordaz y Echeverría que fueron más allá masacrando a los apátridas entregados a los torvos pensamientos marxistas leninistas, arrancando la mala hierba desde su tierna raíz.

Con sombreros de papel aluminio para que gobernación no leyera sus pensamientos, los nuevos padres de la patria desfilaron por las calles de la ciudad al grito de ¡VIVA CRISTO REY!, bueno con cartulinas de papel opalina y tinta dorada sobre un degradado ocre que evoca la yerma campiña  sudcaliforniana  hasta tocar ligeramente los tonos rojizos y naranjas que inevitablemente traen a la memoria nuestros idílicos atardeceres arrebolados cuando el astro rey cuando se oculta en lontananza para dar un respiro de sus inclementes rayos a estos, los más humildes pero también por lo visto los más aguerridos hijos de la nación. Estos valerosos y decididos hombres y mujeres se inscriben en los anales de la historia con otros hacedores de patria de nuestra región, ¡las nuevas estirpes nacionalistas han nacido, sí señor! junto al Cabo Fierro, a Márquez de León, los Davis,  Wilson, Collins,  Green, Shcolnik y otros tantos mexicoguaycusudcalifornianos de cepa que hicieron de las reuniones de padres y kermesses del  St. Johns su ágora para fraguar la rebelión y que hoy por fortuna dan la cara ante la hoz comunista que pende como la espada de Damocles sobre el cuello de la patria. ¡Ah! ¡Si Néstor Agúndez los viera! Cuántos ríos de tinta escribirá Eligio Moisés Coronado sobre esta épica, cuántas tesis asesoradas por Cariño y los Altable se escribirán sobre el día que la conjura atea se alejó para siempre de las costas sudcalifornianas.

Con frases cortas pero no por eso menos contundentes que cayeron como balde de agua fría en el medio día paceño se manifestaron los hijos del maíz y del sotol: ¡Amlo vete ya, plis! ¡No al comunismo, sí al consumismo! ¡la pedofilia no mata, el aborto sí! ¡López: cómprate un bosque y piérdete! Así, con estas consignas que se sintieron como un trueno gutural de mil tribus ancestrales, estos ejemplares ciudadanos, seguramente  teniendo como inspiración a Juan José de los Reyes Martínez Amaro, El Pípila, y Juan Escutia, sin temor alguno, a ser blanco de la DFS o la KGB, desafiando a la Unidad de Inteligencia Financiera y lo más heroico de todo, sin que hubiera un fotógrafo de sociales, estos ciudadanos dignos de reconocimiento y admiración pusieron el ejemplo al resto de los ciudadanos para nos levantemos en pie de lucha contra el comunismo ruso. Los manifestantes pedían además que volviera el delito de disolución social y la epístola de Melchor Ocampo. Siempre es de agradecerse a estos prohombres, a estos  ciudadanos preclaros  que guíen y orienten a las masas harapientas que por tener hambre, por estar espantándose las moscas y comiéndose los mocos a rebanadas no tienen la capacidad de reflexionar sobre lo que es mejor para el país,  siempre ha sido y será necesario que estos ilustres ciudadanos nos guíen con su luz, nos orienten social y moralmente con su impoluto ejemplo y su centellante inteligencia, pues como siempre se ha sabido, lamentablemente ese rebaño llamado pueblo, beodos e ignorantes crónicos no saben, pobrecillos, ni los que es bueno para ellos, mucho menos para el país.

Salmo responsorial: compañeros poetas, tomando en cuenta los últimos sucesos en la poesía quisiera preguntar, ¿qué tipo de adjetivo se debe de usar para hacer el poema de una CV-R y un Cadillac sin que se haga sentimental, si debo usar palabras como flota, de autos, rentada y  el gobernador?

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments