La recomendación es que no hagan compras por internet con empresas que no conocen ustedes.

Crónica de una estafa por internet

Me cuenta el primo de un amigo que estuvo a punto de que lo despelucaran  7 mil 500 pesos en la compra de unos boletos de avión.

Ya saben ustedes que el susodicho primo se la pasa buscando ofertas aquí, allá y acullá. Y ahora trataba de viajar a Cancún de la forma más económica.

A nuestro aventurero, en promedio el viajecito para tres personas, le salía más o menos entre 12 mil y 15 mil pesos, volando por Volaris, Aeroméxico o VivaAerobus, saliendo de San José del Cabo. Pero navegando por Facebook, se topó con una supuesta agencia de viajes, que ofrecía boletos de avión con descuentos de hasta el 50% y más.

Así que ni tardo ni perezoso, Torcuato, nombre ficticio del primo de mi amigo, inche nombre tan feo, se puso en contacto vía Whatsapp con la supuesta agencia de viajes, que rauda y veloz le reservó sus boletos en Aeroméxico, por algo así de 7 mil  500 pesos. Una ganga, pues además le incluía asientos preferentes y más equipaje. Le mandaron una captura de pantalla de la aerolínea, con número de reservación y le dieron un número de cuenta de BBVA de la “agencia de viajes” para hacer el pago de los mentados boletos.  Pues ahí van Torcuato y su costilla, hechos la mocha a sacar dinero del banco para depositar en el OXXO, donde también le dijeron que podía pagar. Pero se da el caso que la mujer de nuestro protagonista, tocada seguramente por la inspiración de San Antonio de Padua, santo de los objetos extraviados, le dice a su peor es nada.

-Oye viejo ¿y no será fraude esa agencia de viajes?

– ¿Por qué lo dices vieja?

Pues fíjate que me dijeron que no podía pagar con tarjeta de crédito. Solo depósito en efectivo en OXXO, transferencia electrónica o depósito directo a la cuenta de ellos.

Ah jijo – dijo el otro-

Y ya picado por la duda que le metió la esposa, el atarantado este, se puso a buscar en You Tube información sobre fraudes cometidos por agencias de viajes fantasmas.

¡Y que va saliendo que el modus operandi de los estafadores, correspondía exactamente con lo que les estaba pasando a este par de ingenuos!

Estas “agencias de viajes” utilizan principalmente Facebook para anunciarse con ofertas increíblemente bajas de boletos de avión o tours. Y lo que hacen es usar los datos que les dan los clientes para generar una reservación a nombre de sus víctimas, en este caso, Aeroméxico.  Con la diferencia de que el precio real de los boletos era de 13 mil  750 pesos.

Los delincuentes cobran el dinero y claro está que no pagan los boletos que el incauto piensa que compró a la aerolínea.

Pues no lo van a creer, pero está historia tuvo un final feliz, Torcuato logró zafarse de los pillos que lo querían estafar y compró directamente sus boletos con Aeroméxico un poco más baratos pues descubrió que podía viajar solo llevando por equipaje su cepillo de dientes, y aceptar que lo sentaran en la última fila, pegado al baño.

Para evitar caer en manos de estafadores profesionales a la hora de comprar boletos de avión por internet, lo más recomendable es hacerlo en las páginas oficiales de las aerolíneas.

 Las agencias de viajes fantasma que se anuncian por internet te pueden mostrar su registro ante el SAT, que es falso, y hasta darte una dirección ficticia. Pero todo es una pantalla.

No aceptan pagos con tarjeta de crédito porque uno puede cancelar la compra al descubrir que fue víctima de engaño.

La recomendación es que no hagan compras por internet con empresas que no conocen ustedes.

Lo sorprendente es que estos maestros de la estafa operan a plena luz del día y uno se pregunta ¿dónde está la autoridad y cómo es que burlan a los inquisidores de Facebook para cometer sus fechorías?

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Luis M
Luis M
7 days ago

Este «boom» de la tecnología trae consigo una mayor facilidad para que los delincuentes hagan sus fechorías, incluso algunos se dan el lujo de crear páginas web para hacer sus «pantallas» más realistas. Lo que me sorprende no es que los «inquisidores» de facebook no hagan nada; lo que realmente me sorprende es que el SAT no identifique y castigue a estos delincuentes que seguramente reciben una gran cantidad de dinero en sus cuentas que no pueden comprobar… Ahh pero que a nosotros no se nos vaya a olvidar hacer nuestra declaración, porque hasta multa nos toca.