Los últimos días de la semana pasada me dediqué a revisar mi novela “La ciudad del canal”

La misma película

Los últimos días de la semana pasada me dediqué a revisar mi novela “La ciudad del canal”. Todavía no termino el texto completo. Por esa razón no había revisado ni mis correos ni los periódicos digitales. Ayer leí algunos artículos y se me representó la película que he visto en todos los procesos electorales: los diputados federales del PAN “inaugurando tuberías de agua, pedazos de pavimento, entregando dos o tres motores ecológicos, poniendo la primera piedra” etc. acompañando al ciudadano gobernador. El senador Carlos Mendoza, también del “PAN”, en la misma carrera frenética en ciudades, pueblos, rancherías y colonias. Isaías Gonzáles y Ricardo Barroso, senadores del PRI, “inventando” mil asociaciones, clubes y proyectos. Estela Ponce, alcaldesa de La Paz, por los mismos caminos torcidos de la política. Carlos Mendoza, Isaías González, Ricardo Barroso y Estela Ponce, quieren ser gobernador(a). Los diputados quieren ser alcaldes. Quienes sean los candidatos van a ganar si no la elección sí “en el río revuelto” ($$). Quienes sean los que ganen la elección respectiva el pueblo seguirá igual de jodido o peor. Desde “que elegimos” nuestros gobernadores, alcaldes y sus regidores, diputados y senadores federales y los diputados locales, ya han pasado 39 años y el primer domingo de julio de 2015 los ciudadanos podremos acudir a las urnas a votar por un candidato a gobernador, por uno de los 16 candidatos a diputado local –según el distrito que le corresponda-, por dos diputados federales, por la planilla que encabezará el candidato a presidente municipal de su ayuntamiento. Si el votante es burócrata, asalariado, eventual, sin empleo, estudiante pobre, empleado de las súper tiendas, taxista –sin ser dueño de la unidad- trabajadora doméstica, enfermera(o), mecánico, malabarista en las calles, despachador(a) en gasolinera, cerillito, limpia carros, y los empleos que a usted se le ocurran, al cruzar las boletas electorales estará justificando el sistema político que tiene al pueblo de México en la pobreza, pobreza extrema y miseria material y espiritual, y justificará la permanencia de los políticos “políticos” llenos de riquezas y privilegios y los nuevos o mismos ricos de la elección en la que se cruzó una boleta electoral. Volveremos (o volverán) a la repetición de la misma película en 2018, a la misma urna y la misma ubicación en la colonia, con los mismos funcionarios de casilla y casi con los mismos representantes de partido. Los viejos volverán (o volveremos) con tres años más en las muescas de nuestra piel, con bastón, achacosos y casi artríticos. Con la novedad en 2018, que algunos alcaldes y diputados volverán a aparecer en las boletas. Pero la vida sacrificada en pobreza, necesidades y miseria no requerirán de reforma social ni kilométricas sesiones del congreso para aparecer en ese criminal estatus social de pobreza y marginación en que vive la inmensa mayoría de los habitantes de la entidad por el sistema político que ha elevado al rango de política pública la corrupción y la impunidad. Y en cada elección se justifica la línea entre la riqueza y la pobreza-miseria, que cada día, cada año y cada elección se hace más grande.

Los diputados panistas Arturo de la Rosa y Pancho Pelayo, el primero fue priista, perredista y ahora panista, con una colota de paja. El segundo, de ser un “segundero” en los negocios ahora es un flamante y próspero empresario gracias a adjudicaciones “maquiavélicas” de papá gobierno estatal. El senador Carlos Mendoza ha enemistado a los de “su casa panista” por ser un arribista de cuarto para las doce. Isaías González, senador priista, después de haber sido acusado por intentar secuestrar un líder agrario en Los Cabos, de eso hace ya más de 20 años, su partido lo premió con la dirección nacional de la CROC. Nuca se preocupó durante su exilio en el DF. de nada de lo que ocurriera o dejara de ocurrir en esta media península. ¡Ahora regresa como un luchador social por causas populares! De Ricardo Barroso y Estela Ponce no encuentro mayores “saltos en el vacío” que el ser parte de la estructura política nacional responsable de la injusticia social, la pobreza y miseria popular. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: De golpe y porrazo nos dan tres chingadazos más: registro nacional para Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), Frente Humanista (PFH) y Encuentro Social (PES). El recién estrenado Instituto Nacional Electoral (INE) acordó el financiamiento por los últimos cinco meses de este año para los tres partidos, por un monto de 109 millones de pesos en conjunto. Es decir 36 millones 300 mil pesos para cada uno. Seis millones 300 mil pesos mensuales para actividades propias más un millón 429 mil pesos para actividades específicas. De cualquier manera no cuadran los números como no les cuadrarán a las direcciones nacionales a la hora de bajar recursos a los estados… Andrés Manuel ya tiene su partido. Ya entró “oficialmente” a la corrupción oficializada. A morderse por los privilegios y las candidaturas. Y recuerdo a Alejandro Encinas (llevamos juntos un proceso de elección partidista en esta ciudad), a Pablo Gómez, (vivimos una fuerte disputa en una elección del PSUM) y a Graco Ramírez Garrido (convivimos y “conbebimos” varios veranos con Rafael Aguilar Talamantes. Todos repudiaban –en teoría- la corrupción. Alea Jacta Est. 16- 7- 14

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments