La corrupción

En base a la convocatoria pública para participar en el foro sobre el Plan Estatal de Desarrollo, elaboré la ponencia sobre la corrupción; la leí y fue bien recibida por los asistentes. Los representantes del gobierno encabezados por la contralora, que presidieron la mesa, ni un comentario a favor o en contra externaron:

DESCRIPCIÓN DE LA PROBLEMÁTICA: (La corrupción) La corrupción es un fenómeno social que posiblemente se haya enraizado en el ser humano desde que abandonó el comunismo primitivo e irrumpió en el esclavismo donde los excedentes de producción permitieron el surgimiento de este modo de producción. Este modo de producción fue el primer modo  basado en la explotación que aparece en la historia; surge por descomposición del régimen de la comunidad primitiva. El modo esclavista  alcanzó su máximo desarrollo en la Grecia antigua y, sobre todo, en la Roma clásica. En el régimen esclavista las relaciones de producción se basaban en la propiedad de los esclavos y medios de producción: instrumentos y materiales que intervienen en el proceso de trabajo y sobre los esclavos considerados como “instrumentos”  sin derecho alguno de decisión  y sujetos a explotación cruel. Los medios de producción fueron el instrumento que permitió la explotación del obrero ya que los dueños de éstos (materia prima, máquinas, herramientas, talleres y fábricas) transitaron tomados de la mano en los modos de producción en el feudalismo y el capitalismo actual.

Desde el momento que surge la propiedad privada se inicia el fenómeno de la corrupción ya que ésta es inherente, como genealogía, entre los dueños de los medios de producción y el que produce para el capitalista.

Defiendo la tesis, pues, de que la corrupción tiene su origen desde que el esclavo fue un instrumento útil, rentable y casi regalado. Defiendo la tesis de que desde que surge la propiedad privada se gesta la corrupción porque los dueños de los instrumentos de producción, los dueños de las tierras y las materias primas, los dueños de la máquina y la fábrica, y obviamente los dueños del capital, por el solo hecho de trazar la línea divisoria entre los dueños del poder y el pobre, son los actores estelares de la corrupción.

Ubicándonos en el contexto de los cuatro rumbos de nuestra nación nos damos cuenta que el desarrollo industrial, comercial y el capital se mueven bajo la consigna universal de la propiedad privada, generadora de corrupción, y que, por lo tanto, la propiedad de los medios de producción no pertenecen al pueblo. Somos un país importante en la producción de petróleo y solamente somos dueños de la fuerza de trabajo: la infraestructura petrolera no pertenece a los trabajadores, ni las fábricas de autos, ni de las grandes cadenas comerciales. Somos grandes productores de estas fuentes de riqueza, pero somos también uno de los más importantes productores de pobres porque casi el 70 % de la población “histéricamente” se ahoga en el pozo de la pobreza, la miseria y la mendicidad.

Y en esta Consulta Ciudadana bien vale la pena reflexionar ante esta cruda realidad: ¿Por qué cada día hay más necesidades y pobreza y los ricos y millonarios son muy pocos al grado de que once de los hombres más ricos del mundo son mexicanos y 70 millones viven entre la pobreza, miseria y mendicidad? Bien vale la pena reflexionar en esta consulta ciudadana de que 38 familias mexicanas amasan el 14.4 % del Producto Interno Bruto, es decir, casi tres billones de pesos, es decir, casi el equivalente al presupuesto de egresos para este 2016 que es de 4.7 billones de pesos. Bien vale la pena reflexionar que en el mundo la riqueza de los millonarios bajó 0.3 % en los últimos seis años y en nuestro país la fortuna de las familias más ricas aumentó en 32 %.

Esta desigualdad social en México es producto de la corrupción, y para desgracia del pueblo, ésta, la corrupción, encuentra su tierra de cultivo en la función pública porque la pobreza y la riqueza están asociadas con el poder, “porque en México, más que en ningún otro país, ser muy rico es, además, ser muy poderoso, mientras que ser muy pobre, es, también, ser muy débil.” “Han sido los sucesivos gobiernos los que han creado a la mayoría de los ricos y a la mayoría de los pobres. En México son muy pocos los que son ricos por sus propios méritos y son muy pocos los que son pobres por su propia culpa; las grandes fortunas se han formado por el favor de las concesiones, de los privilegios y de los contratos gubernamentales. Las grandes miserias y los poderosos millonarios se han creado por la corrupción, la inconciencia y la irresponsabilidad de los gobernantes.” La pobreza en México es un tema recurrente en las perfumadas reuniones de los gobernantes y los poderosos, al grado tal que tenemos una jornada nacional contra ella y el hambre, en la que se han tirado millones de pesos sin resultado positivo, en lugar de instrumentar fuentes de empleo y aumento salarial.

Y lo más paradójico del mundo mexicano, en particular del mundo sudcaliforniano, es que la corrupción explosiva, incontenible, se manifiesta en la función pública, lesionando el tejido social peligrosamente y con mayor crudeza en los últimos veinte años, y, paradójicamente, no son los medios de producción de la tesis marxista (fábrica, herramientas, talleres, tierras) los que provocan la desigualdad y corrupción, sino el ejercicio irracional e irresponsable de la función pública. Deberemos pensar, entonces, en esta nueva forma de explotación, desigualdad y corrupción que genera el ejercicio de la función pública, función que no es material sino espiritual: ser dueño de fábricas, tierras, máquinas, talleres, cadenas comerciales, crea riqueza para los capitalistas; ser dueño del poder político corrompe al funcionario para con privilegios, concesiones y contratos a empresarios crear riqueza y allegarse los instrumentos de que habla Marx. Pero hay que preguntarnos: si la riqueza y corrupción son producto de la propiedad privada de los medios de producción, qué propiedad privada y de qué medios se vale la clase política encumbrada de México y Baja California Sur en particular para ser potentados y padres de la corrupción? ¿La política será su medio de producción o la burocracia, o la pasividad ciudadana?

 Y tal como señalo en párrafo anterior: en el mundo la riqueza de los millonarios bajó 3% en los últimos seis años y en México aumentó en 34 %. Treinta y ocho familias mexicanas amasan el 14.4 % del PIB. Esto nos da certeza meridiana de que “las grandes fortunas se han formado por el favor de las concesiones, de los privilegios y de los contratos gubernamentales,” acción gubernamental que se inscribe en el terreno fangoso de la corrupción. Las grandes miserias y los poderosos millonarios se han creado por la corrupción, la inconciencia y la irresponsabilidad de los gobernantes.

“Si en México son muy pocos los ricos por sus propios méritos,” en nuestra entidad son muchas las voces que se alzan contra la corrupción: sin ir más lejos, en los últimos 16 años la injerencia del gobernador ha sido pública y notoria en las elecciones estatales, y “manos sucias” de los alcaldes en las municipales. La impartición de justicia se ha ejercido baja mandato gubernamental; el congreso del estado ha sido empleado del gobernador, así como los partidos políticos que son cómplices del poder estatal. Toda esta realidad es el escenario en el que vivimos los sudcalifornianos. El nepotismo y riquezas “mágicas” de familiares en primer y segundo grado, han adquirido patente de política pública, signo inequívoco de corrupción alarmante. En México y en nuestra entidad tenemos una fábrica para hacer millonarios cada tres y seis años a los funcionarios. La corrupción ha hecho de la función pública una entidad codiciada por lo que las elecciones han terminado por transformar a los contendientes en seres irracionales: quisiera saber de un exgobernador, de un alto funcionario saltimbanqui, que al término de 24 años se retire a la vida privada viviendo en la justa medianía de la que habló el ilustre Benito Juárez. La corrupción ha hecho que las campañas políticas sean el festín de los miserables.

Los doce años del leonenarzi se caracterizaron por el cinismo y corrupción; los municipios fueron presa de la rapiña y al final del trienio quedaron hechos tiras. El dinero únicamente circuló por los bolsillos, privilegios y bienes materiales de ese grupo político. Cuando llegó Marcos Covarrubias Villaseñor a la gubernatura, mil voces le señalaron que debería instrumentar estrategias para frenar la corrupción que dejó al estado en ruinas. Nada hizo y por lo contrario la corrupción aumentó en contratos millonarios a familiares y el potro del nepotismo siguió siendo política pública. Hoy las finanzas públicas de los municipios siguen hechas tiras porque Marcos Covarrubias ni un   dedo movió para erradicarla.

Y concluyo este apartado de mi ponencia con tres frases lapidarias: “México es una enfermedad… el que no transa no avanza… En México no hay ninguna razón para no robar.”

PROPUESTA DE SOLUCIÓN:

 El gobernador del estado ha ponderado en comparecencias y medios de comunicación escritos y electrónicos, que fuimos el primer estado en hacer efectiva la rendición de cuentas pues todos los funcionarios de primer nivel entregaron sus declaraciones de 3 de tres: declaraciones patrimonial, fiscal y de conflicto de intereses. Informa, además, que “el gobierno ha puesto a disposición de la ciudadanía la información de 46 funcionarios.” No es mi intención polemizar sobre las declaraciones del ciudadano gobernador, y mucho menos poner en duda la buena intención que tuvieron para presentar “su carpeta de tres de tres.” “El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.” Ciertamente la opinión popular manifestó que: “la ciudadanía no necesita se le informe que los funcionarios presentaron sus declaraciones, ya que ésta, la ciudadanía, no tiene confianza en los servidores públicos y que cualquier declaración patrimonial o de lo que sea puede muy bien ser falsa o incompleta.”

La corrupción, como tal, no se terminará por el hecho de que el gobernador y sus funcionarios hayan presentado “su tres de tres.” Esta puede estar sustentada en el complejo mundo de la corrupción que se maneja a nivel nacional y local.

POR LO TANTO PROPONGO:

LA CREACIÓN DE LA CONTRALORÍA CIUDADANA:

Bajo el siguiente esquema general:

 1.- Mandar al congreso la iniciativa de ley.

2.- De aprobarse la iniciativa –que debe ser aprobada- supresión de la contraloría estatal.

3.- La contraloría ciudadana estará integrada:

     Por ciudadanos (mujeres y hombres) de probada honestidad social, familiar y política.

     No tendrán parentesco político o familiar hasta tercer grado, con el ciudadano gobernador.

     No tendrán parentesco alguno con los miembros del gabinete.

     No tendrán parentesco alguno con los alcaldes ni sus funcionarios de primer nivel.

4.- Los colegios de médicos, ingenieros, abogados, contadores, las instituciones de educación superior, así como la ciudadanía en general, podrán enviar tres nombres de los posibles miembros de la contraloría, a la Secretaría General de Gobierno que establecerá un módulo para ese fin. En los municipios se hará lo mismo y el responsable será el secretario general y los delegados en las delegaciones.

5.- El gobernador del estado publicará por medio de la secretaría general, en los medios de comunicación la lista de los propuestos eliminando de ella los nombres de los que tengan parentesco con él, sus funcionarios, alcaldes y sus funcionarios.

6.- El gobernador convocará con un mes de anticipación a la ciudadanía a votación

     popular utilizándose los lugares de siempre para emitir el voto y el padrón usado en las elecciones locales. Durante todo el mes se informará de la jornada y los lugares donde se recibirá la votación.

7.- Las casillas y las urnas se colocarán únicamente en las cabeceras municipales así como en las cabeceras delegacionales.

8.- Cada ciudadano recibirá una boleta en blanco y en ella escribirá un nombre de los que encontró en la lista general. Depositará la papeleta en la urna.

9.- Los integrantes de la casilla abrirán la urna y anotarán en una cartulina que exhibirá el nombre de la persona que más veces se repitió en las papeletas. Estas papeletas se entregarán al Instituto Electoral, con el acta respectiva, anotando los nombres de todos los votados en orden de prelación.

10.- Terminado el proceso el instituto en los tres días siguientes publicará los diez nombres de los más votados en toda la entidad. Estos formarán le dirección de la contraloría ciudadana.

11.- La ciudadanía tendrá tres días para inconformarse por escrito ante el gobernador del estado, indicando el motivo de su inconformidad por alguno o más, de los diez enlistados.

12.- De comprobarse la inconformidad –porque es familiar, corrupto y deshonesto- se nombrará al siguiente de la lista en la votación.

13.- Los integrantes de la contraloría nombrarán al presidente, secretario y secretario de finanzas.

14.- La contraloría contará con edificio propio y presupuesto asignado en el presupuesto de egresos del estado.

15.- La deshonestidad comprobada en el ejercicio del encargo será motivo de separación del mismo.

16.- La contraloría nombrará dos vigilantes en cada municipio.

17.- La contraloría, por su autonomía, nombrará el personal necesario: auditores, contadores, abogados, una secretaría de finanzas, una oficina auditora, etc.

18.- Tendrá, además, la facultad para destituir cualquier funcionario, estatal o municipal al que se le compruebe corrupción y deshonestidad en su encargo y presentar denuncia penal.

19.- En los primeros cien días, el gobernador entrante convocará, en los términos ya señalados, a la ciudadanía para elegir los diez miembros de la contraloría ciudadana.

20.- Se preguntará a los integrantes (los diez) si es su deseo reelegirse.

21.- Si uno, más o los diez pretenden reelegirse, el gobernador anotará sus nombres en la lista del sexenio anterior, y publicará la relación en los diarios e informará por los medios electrónicos y por el Instituto Estatal de Radio y Televisión, el domingo de la elección, y se procederá de la misma manera para la elección de los diez miembros.

 BENEFICIOS A OBTENER:

El peor cáncer del gobierno mexicano es la corrupción en todas sus manifestaciones. Estudiosos en la materia indican que son miles de millones de pesos que se fugan anualmente del erario por el ejercicio cada vez más acentuado de la corrupción.

En nuestra entidad en los últimos 16 años el fenómeno llegó y está llegando a límites insospechados. Con la contraloría ciudadana los funcionarios pensarían dos veces antes de practicarla: el trabajo sería más eficiente en todos los sentidos, se iría recuperando, poco a poco, la credibilidad en ellos, en la recuperación de impuestos y mayor participación ciudadana así como mejor rendimiento en el trabajo de los funcionarios, decrecerá el grave costo que oscurece la democracia, se recuperaría la confianza y la moral pública que ahorita festina la consigna del que no transa no avanza.

Es obvio que con la creación de la contraloría ciudadana, los beneficios de la sociedad serían incuantificables…. todo mundo lo entiende, los funcionarios también así como el gobernador…

 LA PAZ, B.C.S. 26 DE ENERO DE 2016

 PROTESTO LO NECESARIO.

 PROFR. JESÚS GARCÍA MANRÍQUEZ.

BAHÍA SAN LUCAS, 213, TERCERA

ETAPA DEL FOVISSSTE.

TEL. 12- 1 11 54  

CEL: 61217 6 10 11

CORREO: raudel_tartaro@hotmail.com

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments